Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los policías de Torrox denuncian a su Ayuntamiento por espiarles

Se han instalado GPS ocultos en los vehículos patrulla sin avisar, según el sindicato UPLB-A

Uno de los GPS ocultos en los vehículos policiales.
Uno de los GPS ocultos en los vehículos policiales.

Las diferencias entre el Ayuntamiento de Torrox (Málaga), gobernado en minoría por el socialista Francisco Muñoz, y sus policías locales se están agravando considerablemente. A los episodios de bajas masivas de los últimos años, y que se repitieron el pasado febrero, se sumó ayer una denuncia del sindicato policial UPLB-A contra el Ayuntamiento por instalar dispositivos GPS en los coches patrulla sin informar a los agentes.

Los agentes han llevado el caso a la Agencia de Protección de Datos porque creen que se incumple la ley que regula el tratamiento de datos de carácter personal. Según el sindicato policial, el Consistorio se enfrenta a una sanción que podría llegar a los 300.000 euros. Este periódico intentó ayer recabar la versión del regidor sin éxito.

En la central sindical aseguran que descubrieron los GPS “escondidos” en los vehículos la semana pasada. “Todos los indicios hacen pensar que la instalación ha sido ordenada o autorizada por el jefe del Cuerpo, con el conocimiento y visto bueno del alcalde", defienden.

El alcalde subrayó que los agentes de baja eran del sindicato UPLB y les reclamó que se "olvidaran" de sus obligaciones

Los denunciantes sospechan que el Consistorio está intentando sacar adelante una serie de expedientes disciplinarios abiertos a un tercio de la plantilla por incumplimiento de servicio, y que, aseguran, piensan recurrir.

El conflicto entre el sindicato UPLB-A y el Consistorio dura varios años. En febrero, el alcalde subrayó en la radio municipal que parte de los agentes de baja eran de esta formación y les recriminó que exigieran “muchos derechos” y se “olvidaran de sus obligaciones”.