Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Es mejor estar en Cuba que aquí en la calle"

Familias de disidentes que llegaron hace año y medio protestan ante en el Ayuntamiento por el recorte de las ayudas del Gobierno

Algunas de estas familias se empiezan a quedarse sin hogar

Llegaron todos entre 2010 y 2011. Son seis familias de disidentes que suman 31 miembros y que residen en distintos  municipios de la provincia de Alicante, entre ellos cinco niños menores de edad y tres ancianos. Cuatro de ellos tienen asilo político. Pero su experiencia en España no ha sido ni mucho menos la esperada o la anunciada. Están sin empleo, aseguran que han hecho muchos cursos "que no sirven de nada" y algunos empiezan a quedarse sin hogar al recortarse las ayudas del Gobierno. Esta mañana, por ello, un grupo de cubanos se concentró en señal de protesta en la plaza del Ayuntamiento de Alicante dispuestos a resistir. "Es mejor estar en Cuba que aquí en la calle", resumía Ismara Sánchez.

Idalmis Núñez perdió su piso hace unos días. "Desde el 31 de marzo estoy en la calle", comenta esta mañana. Ahora vive en casa de sus compatriotas pero la situación tiene otra fecha de caducidad: el 1 de mayo el resto perderá sus viviendas al no poder pagarlas. Idalmis explica que el Gobierno les facilitaba hasta la fecha una ayuda, que variaba en función de las condiciones personales de los receptores, con la que ellos hacían frente a la casa y los gastos familares. Y aunque firmaron recientemente firmaron una prórroga para seis meses, la ayuda ha dejado de llegar y su situación se ha deteriorado rápidamente.

"Nos prometieron ayudas indefinidas", lamenta una de las concentradas. También esperaban que el Ayuntamiento les contestara a una carta remitida hace 20 días. El colectivo se mostraba a media mañana dispuesto a mantener su protesta. "Vamos a seguir aquí, alguna solución tienen que darnos", comentaba uno de ellos.

Poco después, según han relatado por la tarde, se ha personado una representante de la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, ante el colectivo para pedirles datos de su situación. Les remitió a la subdelegación del Gobierno, donde se les ha pedido un plazo de una semana para intentar darles una respuesta a su situación.