Fomento salva el aeropuerto de Girona

El Gobierno congela las tasas que las compañías abonan por pasajero Ryanair impuso esta condición para continuar con la actividad en el aeródromo

Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Girona.
Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Girona.EFE

Las negociaciones se llevaron a cabo la semana pasada y, según el diputado convergente en el Congreso de los Diputados Jordi Xuclà, se cerraron el jueves. Pero nadie quería anunciar una noticia de la que dependía la supervivencia del aeropuerto de Girona hasta no constatarla en el papel: el Ministerio de Fomento congela las tasas que las compañías aéreas deben abonar por pasajero transportado en este aeródromo. La noticia trae el alivio al sector turístico, a todos los partidos políticos y, sobre todo, a la Generalitat. El trabajoso acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo catalán y la compañía irlandesa Ryanair, que opera la mayoría de rutas en Girona, pendía de un hilo. Si subían las tasas, Ryanair dejaría de cumplir el convenio.

La noticia la dio primero la diputada del PP por Girona, Concepció Veray, quien ha destacado la excepcionalidad del acuerdo: el aeropuerto de Girona es el único de toda España donde Fomento no aumenta las tasas. Lo recoge la disposición adicional de los Presupuestos Generales, que hasta el año pasado también incluía a los aeropuertos canarios. La decisión muestra la “apuesta clara” del PP por una “infraestructura importante”, ha declarado Veray. La diputada ha pasado acto seguido a pedir a Ryanair que, una vez garantizada la medida, “revise el convenio a la baja”. La compañía irlandesa recibirá más de cinco millones de euros anuales de las administraciones por aumentar el tráfico de pasajeros de dos a tres millones y mantener algunas rutas estratégicas, además de unos terrenos para construir un hotel.

Tanto el PSC como CiU han criticado que el Ministerio de Fomento solo haya reservado una partida significativa para las obras de desdoblamiento de un tramo de la N-II

La congelación de tasas en Girona se suma al importante aumento de las mismas en el aeropuerto de El Prat de Barcelona, lo que aporta competitividad al aeródromo de la Costa Brava. “El diferencial de ambos aeropuertos es ahora del triple”, ha afirmado Veray. El logro en las negociaciones ha desatado el afán de protagonismo de los partidos, que han querido atribuirse el mérito de la buena noticia. El diputado Jordi Xuclà (CiU) ha informado de que el acuerdo se cerró con la ministra de Fomento, Ana Pastor, la pasada semana tras la intervención de los representantes convergentes. Veray ha destacado que el PP “vuelve a poner a Girona en la agenda de prioridades del Estado”.

La valoración sobre las consecuencias de otras medidas presupuestarias no ha sido tan unánime. Tanto el PSC como CiU han criticado que el Ministerio de Fomento solo haya reservado una partida significativa para las obras de desdoblamiento de un tramo de la N-II, una infraestructura que todos los partidos (menos ICV, que cree que debería potenciarse la gratuidad de la autopista) consideran prioritaria. El Estado invertirá este año 15,9 millones de euros para desdoblar 6,7 kilómetros de la N-II en el tramo entre Sils y Caldes de Malavella. Àlex Sáez, diputado del PSC, ha cargado contra la “falta de voluntad política” para desdoblar la N-II, mientras que Xuclà ha criticado que “obras prioritarias” no hayan entrado en los presupuestos.

El Estado ha reservado 1,3 millones de euros para el proyecto de trazado y constructivo del tramo entre Maçanet de la Selva y Sils (4,7 kilómetros) y varias partidas de 50.000 euros para otros tramos. Xuclà las calificó de “partidas testimoniales” que, en su opinión, evidencian que Fomento no tiene voluntad de desdoblar toda la N-II a su paso por Girona en esta legislatura. Para Veray, sin embargo, el hecho de que se presupueste el tramo entre Maçanet y Sils muestra que “se ha priorizado”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS