Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid recorta gastos y subirá impuestos para ajustar sus cuentas

Incrementará tasas en un 2% y precios públicos en 2013, como talleres y polideportivos

Aprueba un plan para compensar la pérdida de ingresos y el endurecimiento de los criterios contables

Villanueva, Botella y Dancausa, durante la rueda de prensa. Ampliar foto
Villanueva, Botella y Dancausa, durante la rueda de prensa.

El Ayuntamiento de Madrid (PP) ha aprobado esta mañana un ajuste de 160,6 millones en su gasto previsto para 2012, y ha anticipado otro recorte adicional de 394,2 millones de euros para el año que viene. Además, ha anunciado subidas en impuestos, tasas y servicios municipales, que entrarán en vigor en 2013 y le reportarán 24,7 millones adicionales. Lo ha hecho obligado por el Gobierno (PP), que ha impuesto a los municipios la elaboración de un plan de viabilidad como requisito para participar en el mecanismo financiero de pago de facturas atrasadas.

El plan se explica por el mordisco de la crisis en los ingresos de las Administraciones y como seguro de emergencia por si fallan algunas operaciones previstas en los presupuestos municipales de este año (la venta de acciones del Canal de Isabel II, y de edificios y suelo públicos).

“No son medidas populares o cómodas”, se ha disculpado la alcaldesa, Ana Botella, que ha reiterado las tres líneas rojas de este ajuste: “Seguir prestando los servicios esenciales con los mismos niveles de calidad; seguir ayudando a las personas en situaciones de mayor dificultad; y seguir apoyando las medidas que contribuyan a la creación de empleo”. La regidora ha añadido un compromiso más: mantener el empleo y los sueldos de los funcionarios municipales.

El objetivo fundamental del plan es cumplir con los requisitos del Gobierno para acogerse al mecanismo de pago de facturas pendientes a proveedores. En el caso de Madrid, son 16.712 facturas por un valor total de 1.017 millones de euros. Esa cantidad se tomará prestada a bancos y cajas, con la garantía del Estado, y deberá devolverse a plazos durante un periodo de 10 años. Se convertirá así en deuda financiera, y se sumará a la que ya tiene el Ayuntamiento debido principalmente a las fuertes inversiones de la pasada década. En total, a final de año Madrid deberá 6.623,5 millones a bancos y cajas. Estará sin embargo al día en el pago a sus proveedores, aunque hasta 2014 no tenga previsto abonar sus facturas en los 30 días reglamentarios.

Pero, aun siendo éste el origen del plan, su objetivo no es otro que asegurar que el presupuesto de 2012 (y todos los que vengan después) se cierre sin déficit. El Gobierno ha obligado a ello a todos los municipios desde este año, pero en previsión de que alguno no haga los deberes, ha impuesto además una serie de correcciones en la manera que tienen de calcular sus ingresos. El plan de viabilidad que les ha hecho presentar para el pago de facturas ha servido así para que incorporen ya estas nuevas reglas de juego a sus cuentas públicas.

¿En qué consiste este cambio? Hasta ahora, los ingresos presupuestados se calculaban según los derechos reconocidos, es decir, se sumaba todo el dinero que se preveía cobrar aunque dicho cobro no se realizara. A partir de 2015, se empleará un criterio de caja, es decir, sólo se podrán contabilizar los ingresos efectivamente cobrados (en 2012, 2013 y 2014 se usará un sistema intermedio). Eso evitará, por ejemplo, que Madrid pueda incluir entre sus ingresos año tras año la venta de su participación en el Canal de Isabel II, sin que se haya ejecutado aún ni se tenga la seguridad de que se vaya a ejecutar.

Ese criterio, mucho más restrictivo, ha llevado al Ayuntamiento a recortar en 100 millones su gastos de este año, en previsión de que no todos los ingresos que tiene presupuestados se hagan realidad. En concreto, están en el aire los 245 millones previstos de la venta de las acciones del Canal, y otro 24 millones de venta de edificios y suelo. Por este último concepto se habían presupuestado 114 millones de ingresos, pero sólo 90 pueden darse por seguros: 30 millones de inmuebles y 60 más de suelo público. ¿Por qué se recortan sólo 100 millones si están en el aire 269 en total? Porque el resto de dinero podría cubrirse con lo que sobre a final de año de presupuesto no ejecutado (en 2011 fue el 7% del total, este año se ha calculado como mínimo el 3%).

En cualquier caso, el ajuste de gasto previsto para 2012 es de 160,6 millones. Si 100 de ellos corresponden a estas prevenciones, ¿a qué se deben los otro 60,6 millones? Al descenso de la recaudación fiscal debido a la crisis económica y, por tanto, de la parte del pastel que le corresponde al Ayuntamiento de los ingresos del Estado. Madrid realizó su presupuesto para 2012 con la idea de que el dinero que le transfiere el Gobierno por este concepto subiera un 2,6% este año; se basó para ello en previsiones realizadas por el Ejecutivo socialista a mediados de 2011, antes de que la economía volviera a descalabrarse. Los Presupuestos Generales del Estado que presentará el Gobierno popular el próximo viernes no solo descartan ese incremento del 2,6%, sino que incluyen un recorte del 4,7%. En plata: 61 millones menos.

¿Y cómo va a recortar el Ayuntamiento esos 160,6 millones? 128,6 millones corresponden al gasto no comprometido que ya había bloqueado provisionalmente en enero y que ahora se elimina definitivamente. El tijeretazo en bienes y servicios es del 15% en las áreas de Vicealcaldía, Economía y Empleo, Urbanismo y Las Artes; del 3,5% en el área de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad (que acumula el 40% del presupuesto por sí sola); el 5% en Hacienda; el 2% en Asuntos Sociales; y el 2,5% en el dinero para los distritos.

Afecta también a la Agencia para el Empleo, la Agencia Tributaria, Madrid Salud, Informática del Ayuntamiento, Madrid Visitors & Convention Bureau, Madrid Movilidad, y Madrid Arte y Cultura. Se libran la Agencia de Gestión de Licencias, Madrid Emprende, la Empresa Municipal de la Vivienda y la de Transportes. Las subvenciones caen entre el 20% y el 30%. Las inversiones se reducen en 25,8 millones (sobre un total de 224,1 millones presupuestado). A este recorte de 128,6 millones, ya conocido, se añade otro de 22 millones que afecta a los gastos de personal, y 10 millones más en bienes y servicios e inversiones.

Los 22 millones en personal saldrán de amortizar puestos (no se cubrirán jubilaciones y traslados, una política que están en marcha desde hace años ya); limitar la contratación de interino a necesidades urgentes; reducir un 20% las horas extraordinarias (excepto policías, bomberos y Samur; se ahorrarán 188.000 euros); suspender los premios especiales por antigüedad (7,8 millones menos) y las ayudas sociales (gafas, dentista, etcétera; 11 millones menos); y recortar a la mitad el número de representantes sindicales.

Los 10 millones en bienes y servicios saldrán de una reducción en el número de vehículos municipales (50.000 euros menos); ahorros en telefonía (300.000 euros), material y servicios informáticos (710.000 euros), agua y energía (1,5 millones entre las dos); la reducción de un 20% en la asignación para los vocales vecinos (800.000 euros); la asignación de contratos primando la oferta económica más baja (seis millones); el ahorro en alquiler de edificios (dos millones); y la reducción de subvenciones a partidos políticos y sindicatos, entre otras medidas.

Este ajuste de 160,8 millones se mantendrá en 2013 y en años sucesivos, es decir, lo que se ha perdido ya no se recuperará. Pero, además, el año que viene se incorporará otro recorte adicional de 233,4 millones. Serán 184,4 millones menos de gasto en general, 20 menos de gasto en bienes y servicios, y 29 menos en personal. El Ayuntamiento no ha detallado exactamente cómo meterá la tijera, puesto que se trata de una previsión general más que de un recorte pormenorizado por partidas, como en el caso de 2012.

En 2013, los ingresos provenientes de las transferencias del Estado (la participación del Ayuntamiento en la recaudación fiscal) caerán en 140 millones. Para encajar ese golpe, además del recorte de 394,2 millones, se cuenta con ingresar 24,7 millones adicionales mediante una serie de medidas anunciadas también hoy pero que no entrarán en vigor hasta el año que viene. Entre ellas, la subida de un 2% en el impuesto de vehículos (congelado desde 2009) y en el de actividades económicas (congelado desde 2010), y de todas las tasas excepto la de basuras y vado. El Impuesto de Bienes Inmuebles también subirá, en este caso por orden del Gobierno central.

Además, también se incrementará el precio de determinados servicios municipales “para acercarlo a su coste real”, según ha explicado la concejal de Hacienda, Concepción Dancausa. En el caso de los talleres culturales, el ciudadano pasará a abonar el 100% de su coste real, frente al 68% actual; en los polideportivos, pasará del 31% al 40%.

La inscripción anual en talleres culturales pasará en 2013 a costar 9,7 euros, frente a los 6,6 euros actuales; además, la cuota trimestral pasará de 38,9 a 57,2 euros. La inscripción anual en polideportivos y piscinas pasará de 11,1 a 13,9 euros; la cuota mensual por dos horas de actividad, de 25,3 a 31,6 euros; el alquiler de pistas deportivas, de 13,9 a 17,4 euros (más un suplemento por iluminación, si es menester, de 4,1 euros, que ahora es de 3,25); el bono de 10 sesiones, de 37,2 a 46,5 euros; y el Abono Deporte Madrid, de 43,9 a 54,9 euros.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Más información