Narón en bloque presiona para que la Xunta asuma sus guarderías

Gobierno, Anpas y sindicatos convocan manifestaciones contra la Consellería de Benestar

La negativa de la Xunta a asumir la gestión de las tres guarderías municipales de Narón el próximo curso ha sublevado a los naroneses, que temen quedarse sin un servicio público del que más presumía este municipio, uno de los que más población joven tiene de todos los de Galicia. Todos los grupos de la corporación local —a excepción del PP—, los sindicatos Comisiones Obreras, CIG, UGT y USTG, el personal de los centros y las asociaciones de padres de alumnos han formado un frente para tratar de evitar el cierre de las escuelas infantiles de A Gándara, A Solaina y Piñeiros, que no tienen fondos para seguir adelante.

El posible cierre afectaría a estas tres guarderías y a una cuarta en el barrio de Xuvia, recién construida y todavía sin estrenar con capacidad para 40 alumnos. En total, 400 plazas para niños de hasta tres años que se quedarían sin escuela a partir de septiembre por las estrecheces presupuestarias de la Consellería de Traballo e Benestar, que rechazó hacerse cargo de los tres centros que Narón les “transfirió unilateralmente”, apostillan desde el gabinete de Beatriz Mato.

La cesión de las guarderías al Consorcio Galego de Servicios Sociales se había aprobado por unanimidad en pleno el pasado 23 de febrero con el voto a favor del PP, que ahora se desmarca de la protesta y acusa al Gobierno local de “manipular y engañar” a la comunidad escolar. El alcalde, Xosé Manuel Blanco, de Terra Galega, explica que les faltan por sumar unos 266.000 euros, lo que supone un tercio del presupuesto anual para los centros (800.000) que se sustentan con las cuotas de los padres y fondos locales. Del 2000 al 2007, la Xunta sufragó la tercera parte de los gastos fijos pero hace un lustro que comenzaron a recortar “notablemente” las partidas, se queja el regidor.

Solo el PP se desmarca de la reclamación al departamento de Mato

La caída de la recaudación por la crisis ha puesto contra las cuerdas a Narón, que no tienen capacidad financiera para asumir en solitario el coste de mantener cuatro escuelas y medio centenar de empleados.

En 2011, Benestar aportó 88.359 euros para las tres guarderías. El Ayuntamiento le reclama otros 40.312 para completar una subvención que ascendía a 128.680 pero la consellería replica que la diferencia entre las dos cantidades son “gastos sin justificar”.

Blanco critica el agravio comparativo que supone que el gobierno gallego haya firmado en Carballo un convenio similar al que Narón reclama y que compromete a la Xunta en la financiación de la escuela infantil carballesa.

El Ayuntamiento, los sindicatos y la comunidad escolar han pactado un calendario de movilizaciones que arranca este viernes frente al edificio administrativo de la Xunta en Ferrol con la recogida de firmas contra el cierre. El domingo 25, está convocada una gran concentración y el martes 27, un encierro de los padres en las guarderías. En 15 días volverán a reunirse y prevén endurecer las protestas si sus reclamaciones caen en saco roto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción