Feijóo quiere que sea el Gobierno el que encarezca el acceso a los fármacos

El presidente niega que Galicia vaya a cobrar por receta como Cataluña

Santiago de Compostela - 16 mar 2012 - 21:43 UTC
Feijó, ayer, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta.
Feijó, ayer, en la rueda de prensa posterior al Consello de la Xunta.EFE (LAVANDEIRA JR.)

“No voy a poner ninguna tasa para las recetas en Galicia. No voy a ejercer esa competencia. No lo voy a hacer”. De todas las formas posibles lo negó ayer el presidente de la Xunta. Alberto Núñez Feijóo descartó seguir el camino de la Generalitat catalana que ha empezado a cobrar un euro por receta además del precio que los pacientes han de pagar directamente por las medicinas en la farmacia.

Feijóo, quien el jueves pidió no “criminalizar” al presidente Artur Mas por su recargo autonómico y se mostró partidario de aumentar la cantidad que se paga directamente por los medicamentos en función de la renta de quien los compre, aclaró ayer que no se trata de una medida que piense aplicar en solitario desde Galicia sino que espera que sea adoptada en el Consejo Interterritorial de Salud donde están representado el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas para que se aplique en toda España. De hecho aseguró que su plan para Galicia es el catálogo priorizado de fármacos que subvenciona el más barato para cada dolencia y que se aplicó ya el año pasado según la Xunta con un ahorro de 102 millones de euros. Coherente con esa idea, remarcó que la Xunta acaba de adjudicar la gestión de las medicinas a una empresa que centralizará las compras y las almacenará en una nave en el municipio coruñés de Negreira desde donde se distribuirán a los 600 centros sanitarios que hay en Galicia. La medida ratificada ayer en el Consello de la Xunta ahorrará, siempre según las cuentas del Gobierno gallego, 20 millones anuales durante la próxima década.

La Xunta aboga porque sea el ministerio quien aumente el repago

El jefe del Ejecutivo gallego se presentó como “un firme defensor del no copago” para las prestaciones estrictamente sanitarias, una postura que ha defendido en los órganos internos del PP nacional, y alegó que si propone incrementar la aportación directa de los pacientes en el pago de los fármacos es para evitar situaciones como las de Portugal donde ahora acudir a urgencias cuesta 20 euros.

Esa medida redistributiva por la guía del gasto no se compadece con su política fiscal. El presidente volvió a mostrarse contrario a subir el tramo autonómico del IRPF a las rentas más altas, tal y como ha reclamado la oposición esta semana en el Parlamento. Feijóo se contenta con la recaudación adicional, unos 72 millones de euros, que logrará Galicia con la subida generalizada del impuesto de la renta impulsada por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El decreto de servicios sociales premiará a los alcaldes que se unan

Él mismo cifró en seis millones de euros los ingresos extra que supondrían castigar con más tributos a quienes cobran salarios por encima de los 60.000 euros. El cálculo difiere del que hizo en 2010 la exconselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, quien cifró una propuesta parecida de los socialistas en 21 millones antes de desbaratarla. El presidente quiso ver una contradicción en las críticas de la oposición a la subida general del IRPF aprobada por el Gobierno de Rajoy y las que proponen socialistas y nacionalistas para los salarios por encima de los 60.000 euros.

La misma comparecencia sirvió a Feijóo para explicar el decreto que desarrollará la ley de servicios sociales y que tratará de primar a los ayuntamientos que mancomunen prestaciones como las guarderías, los centros de día o residencias. El texto pide que las diputaciones se ocupen de coordinar la atención a los municipios de menos de 20.000 habitantes. El presidente también abogó por impulsar un libro blanco para la fusión de municipios. Preguntado por la negativa del presidente de la Diputación y del PP de Ourense, José Manuel Baltar a integrar ayuntamientos en su provincia, quiso restarle importancia y se mostró orgulloso de que el debate esté ya sobre la mesa. Aseguró que ya se ha andado muchísimo camino y que una vez se ha aceptado una ruta alternativa al actual mapa municipal unos quieran ir más de prisa y otros más despacio.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50