Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un plan en Vall d'Alba elimina una planta de purines que costó 6,6 millones

El proyecto se presentó después de que la Diputación adjudicara las obras de la planta

La gestión se contrató a una UTE para 25 años

El Ayuntamiento de Vall d'Alba, que preside el popular Francisco Martínez, promueve un plan parcial que implica la desaparición de la planta de purines que se construyó en la localidad con 6,6 millones de fondos públicos repartidos entre la Diputación de Castellón (donde Martínez es vicepresidente) y fondos Feder. El planeamiento urbanístico se encuentra en la recta final. La consejería de Territorio ha confirmado que el pasado miércoles el plan parcial pasó por la comisión informativa, lo que supone “un paso adelante” en su tramitación y que se trata del último paso para que el documento pase por el pleno de la comisión territorial de Urbanismo que podrá aprobarlo total o parcialmente, aunque también denegarlo.

El plan se presentó después de que la Diputación adjudicara las obras de la planta a una UTE que debía gestionarla durante 25 años. Desde la consejería confirmaron ayer que el planeamiento urbanístico es incompatible con la instalación. En concreto, el sector residencial conocido como Mas de Lluna.

Tal como recoge la declaración de impacto ambiental, la falta de un informe de la Diputación sobre la inclusión de la planta de purines en la futura revisión de las instalaciones implica que “el desarrollo del sector está condicionado a la desaparición de dicha instalación”.

El portavoz de Iniciativa en Castellón, Carles Mulet, denunció ayer que se prevea desmontarla y anunció que se pedirán responsabilidades tanto a la Generalitat, “además de informar a la Unión Europea por un posible uso fraudulento de los fondos” con los que sufragó la obra. Según Mulet, si el Ayuntamiento “ha continuado con este plan es porque la planta no ha tenido el más mínimo interés y su uso ha sido ruinoso”.

La de Vall d’Alba es la principal de las cinco plantas de tratamiento de purines promovidas por la Diputación de Castellón cuando Carlos Fabra era presidente. Ahora, solo esta y la de La Todolella tienen actividad, aunque con un rendimiento mínimo.

 

Más información