Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Artur Mas viaja a Marruecos con 120 empresarios catalanes

El presidente de la Generalitat busca oportunidades de negocio para las empresas de Cataluña

Catorce meses después de acceder a la presidencia de la Generalitat, Artur Mas comienza hoy su primer viaje oficial fuera de la Unión Europea y lo hace visitando Marruecos, país al que han acudido todos sus antecesores en busca de mercados para las empresas catalanas. El presidente catalán viaja acompañado de 120 empresarios, especialmente del sector de la construcción y los servicios, que esperan beneficiarse del plan de infraestructuras del Gobierno marroquí, en el que el país prevé invertir 10.000 millones. Como siempre, la incógnita es si el rey de Marruecos, Mohamed VI, recibirá al presidente catalán. Fuentes oficiales de la Generalitat mantienen que el encuentro “no está en agenda”; sin embargo, otras fuentes indican que se está trabajando intensamente para conseguirlo.

Mas estará en Marruecos hasta el viernes y visitará, por este orden, la capital económica, Casablanca; la capital política, Rabat, y el puerto de Tánger, una de las zonas más dinámicas del país por el creciente número de empresas europeas que allí se han instalado. Acompañan al presidente el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Lluís Recoder; el de Empresa y Empleo, Francesc Xavier Mena, y el de Agricultura, Josep Maria Pelegrí.

La elección de Marruecos para esta misión empresarial tiene mucho que ver con el actual clima económico que vive el país, a salvo de la recesión que está invadiendo toda la zona euro. El elevado peso de la agricultura en Marruecos, así como el pujante sector turístico, han mantenido el reino alauí al margen de la crisis. Sin embargo, las luces rojas se están encendiendo, puesto que las restricciones de crédito internacionales y la mala situación económica en los principales países inversores están frenando notablemente la actividad productiva.

Cataluña y Marruecos llevan años manteniendo relaciones institucionales para facilitar el desembarco de empresas catalanas, con éxito dispar. Cataluña exporta a Marruecos por valor de 670 millones de euros anuales, lo que supone el 21% de las exportaciones españolas a ese país. Sin embargo, el intento de crear en 2006 un polígono especial en Tánger para que las empresas catalanas pudieran aterrizar en el mercado marroquí se saldó con un estrepitoso fracaso.

Artur Mas aprovechará para cultivar la agenda política. Este miércoles se entrevistará con el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkirane, así como con varios de los ministros. La importancia de conseguir una entrevista con el rey radica en que el monarca es propietario de buena parte de la industria local muchas veces en régimen de monopolio y, por tanto, es difícil hacer negocios en el país sin el beneplácito de Mohamed VI. El escenario de una eventual reunión siempre es secreto hasta minutos antes del encuentro: el invitado debe trasladarse a donde quiera que esté el monarca y este tiene no menos de12 palacios y 30 residencias dentro del país. Jordi Pujol logró entrevistarse con Hassan II en sus visitas a Marruecos y Pasqual Maragall hizo lo propio con Mohamed VI.