Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

19 detenidos por vender como aceite de oliva mezclas de baja calidad

La Guardia Civil desarticula una red de sociedades acusada de un fraude de tres millones de euros

Una agente revisa parte del material incautado.
Una agente revisa parte del material incautado.

La Guardia Civil, en colaboración con la Agencia Tributaria, ha desarticulado en las provincias de Jaén y Córdoba una red de sociedades que comercializaba mezclas de aceite de baja calidad como si fuera aceite de oliva y que había defraudado más de tres millones de euros en concepto de IVA.

En la operación Lucerna, como se le ha denominado y de la que se informó el pasado día 10, han sido detenidos 19 integrantes de la red (15 españoles, dos ecuatorianos, una colombiana y un italiano) y se han realizado cuatro registros en empresas de la provincia de Jaén, en los que se ha intervenido abundante documentación.

La organización contaba con más de 30 empresas desplegadas por España, Italia y Portugal dedicadas a comercializar mezclas fraudulentas de aceites de muy baja calidad para posteriormente darle salida en el mercado como si fuese de oliva.

Las mezclas eran adulteradas en plantas de producción biodiesel a base de aceites de palma, aguacate o girasol, de tal manera que los marcadores que pudieran poner de manifiesto el fraude quedaran ocultos.

El producto final, que no presentaba niveles de toxicidad o perjuicio para la salud, era comercializado a granel a terceros que eran ajenos al fraude, y que lo embotellaban y etiquetaban como aceite de oliva.

El fraude en el sector del aceite es desgraciadamente una noticia que se repite. Hace dos años, los productores reaccionaron de manera contundente contra otro caso detectado por la inspección de la Junta en la venta de aceite de oliva virgen extra. Las organizaciones agrarias reclamaron  más controles en el etiquetado para evitar lo que consideran un engaño a los consumidores, mientras que la Junta pidió cautela y las asociaciones de consumidores exigieron acciones contundentes contra los infractores.

La consejera de Salud, María Jesús Montero, insistió entonces en que el fraude detectado no supone un riesgo para la salud. "En las denuncias se plantea que hay empresas que etiquetan este aceite como virgen extra con un precio que no puede ser competitivo, ya que la propia elaboración de este aceite está por encima del precio final en el mercado".