HABLA VIOLIFE

Mitos y verdades sobre la alimentación verde

¿Conoces el impacto de una dieta vegetal sobre tu nivel de vitaminas o de colesterol? Estas son las falsas creencias más extendidas sobre este tipo de alimentación.

Las nevadas históricas en España y bañistas en las playas de Grecia al mismo tiempo, en el mismo enero, son nuevas evidencias de los desajustes provocados por el cambio climático. Y de la misma forma que algunos ciudadanos intentan colaborar en situaciones de emergencia, cada vez son más las personas preocupadas por la emergencia climática y deciden aportar su granito de arena.

Un gesto tan sencillo como introducir pequeños cambios en nuestra dieta puede inclinar la balanza a favor del planeta. Según estudios recientes, la reducción del consumo de alimentos de origen animal disminuye a su vez el impacto medioambiental que tiene su producción y distribución.

Sin embargo, aunque muchos nos planteamos aumentar el uso de ingredientes de origen vegetal, todavía están muy extendidos ciertos mitos y errores sobre qué implica este cambio en nuestra alimentación. O quizá no sabemos qué recetas preparar para disfrutar del sabor y una dieta saludable.

Violife, referente en la elaboración de alternativas vegetales al queso, propone una amplia gama de productos y recetas aptos para veganos, vegetarianos, flexitarianos o intolerantes a la lactosa. Y para los desayunos en los que queremos incluir más ingredientes de origen vegetal, Flora sugiere sustituir la mantequilla tradicional de origen animal por margarina vegetal, rica en Omega 3, vitaminas D y E, grasas buenas y minerales.

Desmontamos los mitos más frecuentes sobre la dieta plant-based.

Déficit de calcio. “¿Una dieta sin lácteos? Tus huesos sufrirán”. Esta falsa creencia se basa en considerar que solo la leche y sus derivados contienen el calcio necesario para nuestra salud. Lo cierto es que vegetales como el brócoli, la coliflor, el repollo, garbanzos o alubias, previamente remojados o cocidos, garantizan una correcta absorción del calcio. Y si echamos de menos el sabor del queso podemos probar las alternativas vegetales de Violife.

Carencia de vitaminas y nutrientes. En la misma línea se cree erróneamente que una dieta basada en ingredientes vegetales provocará una carencia de vitaminas. Pero los nutricionistas indican que la llamada “alimentación arcoíris”, con frutas y verduras de todos los colores, nos aseguran todas las vitaminas y antioxidantes necesarios en la dieta.

Alternativas vegetales ultraprocesadas. Otro mito muy extendido considera que alimentos veganos, como la margarina vegetal, son productos no saludables y altamente procesados. Sin embargo, en España, la inmensa mayoría de las margarinas vegetales, como Flora y Tulipán, están elaboradas con ingredientes 100% de origen natural y no incluyen grasas trans, por lo tanto, no aumentan el colesterol malo o LDL.

Huella de carbono elevada. Muchos consumidores desconocen la alta huella de carbono que implica la ganadería y los derivados lácteos. En cambio, en el estudio sobre el Análisis del Ciclo de Vida (ACV) llevado a cabo por Quantis para Upfield, se comprobó que en España, la margarina vegetal tiene una huella ambiental un 68% menor que la mantequilla láctea. Y en su elaboración también se respeta más el entorno natural, gracias a una producción menos intensiva, tanto en el consumo de agua (con un 67% menos) como en el uso de la tierra (un 39% menor).

Otro de los motivos que puede dificultar el paulatino cambio hacia una dieta plant-based es el desconocimiento de recetas saludables veggies que no renuncian al sabor. No todo va a ser ensaladas y crudités vegetales. También podemos disfrutar de platos elaborados y deliciosos, como las siguientes propuestas.

*BuenaVida no se hace responsable ni comparte necesariamente las opiniones y/o datos expresados o difundidos a través de este artículo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS