Pablo Casado abandona el 23 de febrero el hemiciclo del Congreso tras su última sesión de control al Gobierno.
Columna

Política desalmada y veloz

A la vista de la esquizofrenia de la política ―la política como espectáculo y la política como gestión―, casi parece como si los liderazgos fueran los fusibles que hay que ir quemando para mantener en marcha el sistema, las víctimas sacrificiales que inmolamos en el altar de la siempre presente discordia pública

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada