Teodoro García Egea y Cuca Gamarra protestan a Meritxell Batet por la aprobación de la reforma laboral, el 3 de febrero en el Congreso.
Columna

Pobre democracia

Como decía Chejov, “el amor, la amistad y el respeto no une tanto a la gente como el odio común”. Y este último ingrediente, el odio, no las discrepancias, se ha convertido en el impulso principal que guía casi todos los movimientos políticos de nuestro país

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada