Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Mariagrazia Pizza | Investigadora de GSK

“Si los beneficios de las farmacéuticas son altos, podremos investigar más”

La química es la primera mujer que ha descubierto dos vacunas, contra la tos ferina y la meningitis B

La química italiana Mariagrazia Pizza lamenta los movimientos antivacunas.
La química italiana Mariagrazia Pizza lamenta los movimientos antivacunas.

La química Mariagrazia Pizza no sabe cuántas vidas ha salvado. Es una de las pocas personas, y la primera mujer, que ha descubierto y licenciado dos vacunas: una contra la tos ferina, en 1993, y otra más recientemente contra el meningococo b, causante de meningitis que pueden ser letales en los niños. Pizza, nacida en Éboli (Italia) en 1961, investiga en GSK, una multinacional farmacéutica que da empleo a casi 100.000 personas y vende productos tan conocidos como el antibiótico Clamoxyl o el aerosol contra el asma Ventolín. GSK, además, distribuyó 833 millones de dosis de vacunas el año pasado. Una de sus novedades es Bexsero, el nombre comercial de la inmunización desarrollada por la científica italiana contra la meningitis de tipo B. La vacuna no es obligatoria en España, donde solo se registraron 142 casos en 2015. Sin embargo, y pese a su elevado precio (más de 400 euros), la demanda en las farmacias es tan alta que GSK es incapaz de satisfacerla. De visita en Madrid para dar una charla en el congreso anual de la Sociedad Europea de Infectología Pediátrica, Pizza reflexiona sobre los movimientos antivacunas y sobre los beneficios de las grandes farmacéuticas, como GSK, que ganó más de 1.200 millones de euros el año pasado.

Pregunta. En Italia ha estallado el escándalo de una enfermera que supuestamente fingía vacunar a los niños, pero no lo hacía. Cientos de niños habrían quedado sin inmunizar. ¿Cómo es posible?

Respuesta. Ahora en Italia es obligatorio vacunar a los niños y circulan muchos rumores. La gente ya no convive con las enfermedades y se nos olvida el daño que pueden provocar. Así que surge gente que está en contra de la vacunación. En Italia ha habido muchas campañas antivacunación. La enfermera decía que inmunizaba a los niños, pero era mentira. Es muy difícil entender cómo surgen estas reacciones emocionales contra las vacunas. Se habla de aquel estudio que vinculó la vacuna del sarampión con el autismo, aunque luego se demostró que era mentira. En Italia se reconoció la asociación entre la vacunación y el autismo. Las familias recibían dinero. La gente empezó a pensar que las vacunas eran peligrosas y que no había que vacunarse. Es un problema.

"Es muy difícil entender cómo surgen las reacciones emocionales contra las vacunas"

P. Usted es la primera mujer que licencia dos vacunas. ¿Ha calculado cuántas vidas ha salvado?

R. No. Yo tuve suerte, porque he trabajado en esta empresa muchos años. Primero se llamaba Sclavo, luego fue adquirida por Chiron, luego por Novartis y ahora por GSK. Aquí puedes hacer investigación básica y luego aplicarla en ensayos clínicos. Hace poco se publicaron los datos de Bexsero en Reino Unido y los casos de meningitis B han caído. También ha habido brotes de meningitis B en Canadá y EE UU. Es muy emocionante ver que después de la vacunación no hay ni un solo caso más.

P. Cada dosis de la vacuna contra la meningitis de tipo B, Bexsero, cuesta en España más de 100 euros y se necesitan cuatro. Son más de 400 euros por cada niño. En Reino Unido cuesta 24 euros cada dosis. ¿Por qué esta diferencia?

R. Yo trabajo en la ciencia, no lo sé.

P. Pero tendrá una opinión.

R. Sí, tengo una opinión. En general, es muy difícil medir el valor de la vacunación. Generalmente se gasta mucho dinero en fármacos, que tienes que tomar muchas veces a lo largo de los años. Sin embargo, con la vacunación bastan unas pocas dosis para toda la vida. Pero no existe la misma preocupación por el precio de los fármacos. Si miras el caso de Bexsero, empezamos a trabajar en 1998. La vacuna se licenció en 2014. Es una investigación de 16 años. Y es una vacuna muy compleja, hecha con muchas proteínas. Se puede entender que el precio de la vacuna sea bastante alto. Yo no sé su valor real, ni si cuesta mucho o poco. Pero hay que tener en cuenta el tiempo y los recursos que hemos invertido. Ese es mi punto de vista personal.

"La vacuna contra la meningitis B es una investigación de 16 años"

P. Las políticas de precios de las grandes farmacéuticas no son públicas. Los precios de un mismo producto en distintos países pueden ser muy diferentes. Y esta falta de transparencia dificulta tomar decisiones relacionadas con la salud pública. ¿Qué opina de esta opacidad?

R. Yo nunca he tenido nada que ver con la política de precios, así que no puedo responder.

P. GSK ganó en 2016 más de 1.200 millones de euros. Un ciudadano puede pensar que están haciendo demasiado negocio con la salud. ¿Cómo le explicaría estos altos beneficios?

R. Los beneficios influyen en la cantidad de dinero que se invierte después en I+D. Hay que verlo en perspectiva. Si los beneficios son altos, una parte se reinvierte en investigación. Puedes llevar a cabo más proyectos y obtener más productos nuevos.

P. En 2014 se anunció la primera vacuna financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates, contra el cólera. ¿Le parece una buena manera de impulsar la investigación?

R. Sí. En Siena tenemos el Instituto Novartis para la Salud Global. Es pequeño, pero está integrado en un campus mayor, en el que colabora con otros departamentos. Sobre todo trabaja con la Fundación Bill y Melinda Gates, en vacunas que no tienen gran valor comercial, pero que son necesarias en países en desarrollo. En Siena investigan una vacuna contra las bacterias Shigella, con el dinero de la fundación. Para este tipo de proyectos, necesitas este tipo de fundaciones.

P. Médicos Sin Fronteras critica que se exagere la inversión de las farmacéuticas, mientras se infraestima la contribución de los centros públicos a las vacunas. Los gobiernos, según la ONG, pagan dos veces por la misma vacuna: primero por la I+D y luego el precio de venta. ¿Qué opina?

"El desarrollo de vacunas supone una gran inversión para las empresas"

R. Trabajamos mucho con centros públicos, con investigadores como Julio Vázquez, director del Centro Nacional de Microbiología, en Madrid. Colaboramos mucho con los centros de salud pública, porque obviamente es necesario un trabajo colectivo para desarrollar vacunas. Esto no significa que aprovechemos su dinero, sino que colaboramos.

P. Pero quizá habría que tener en cuenta la aportación pública a la hora de fijar el precio de las vacunas. Por ejemplo, el 85% de la I+D de la vacuna experimental del VIH es dinero público.

R. Sí, pero es una enfermedad considerada desatendida. En estos casos, la mayor parte de la financiación suele llegar de organizaciones como la Fundación Bill y Melinda Gates o de la Unión Europea. El desarrollo de vacunas supone una gran inversión para las empresas. En el caso de GSK, han desarrollado en los últimos años una vacuna contra la malaria, sin ánimo de lucro.

P. Un informe de Médicos Sin Fronteras calcula que GSK invirtió entre 130 y 400 millones de euros en I+D para lograr su vacuna contra el rotavirus, alcanzando unas ventas de 2.600 millones de euros en solo cuatro años, entre 2010 y 2013. Es un gran margen de beneficio. Como creadora de vacunas, ¿qué siente cuando un país no puede pagarlas?

R. Es una cuestión de perspectiva. Desde fuera, lo que se ve es una empresa ganando mucho dinero. Pero hay que considerar que ese beneficio no es el final de la historia. Si quieres tener nuevas vacunas y fármacos, necesitas reinvertir una parte de los beneficios.

Más información