Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Machacarse cada día en el gimnasio podría cargarse su vida sexual

Son las conclusiones a las que llega un estudio de la Universidad de Carolina del Norte. Un experto en Urología lo aclara

Machacarse cada día en el gimnasio podría cargarse su vida sexual

Llega el verano. Sí, todavía es abril, pero encontrar mesas libres en las terrazas vuelve a convertirse en una odisea épica. El abrigo empieza a sobrar y las capas que hasta ahora disimulaban las carnes trémulas ya no van a servir de parapeto. ¿Remedio? Por supuesto, el gimnasio. A sudar levantando pesas y corriendo en la cinta con el objetivo de aprovechar el tiempo que queda hasta el cuarenta de mayo para reducir flotadores y fortalecer músculos que después luciremos orgullosos en la piscina. O, al menos, para intentar recuperar el tono. Pero, alerta: un estudio de la Universidad de Carolina del Norte vincula los ejercicios de alta intensidad con la falta de deseo sexual en los hombres. Así que esa voluntad de lucir un cuerpo atlético para, precisamente, aumentar las posibilidades de conquista, tal vez no sirva para nada, porque entonces será el “ligón” quien no quiera saber nada del tema. O tal vez no. Por eso, ante semejante revelación, consultamos al doctor Javier Romero-Otero, coordinador nacional del Grupo de Andrología de la Asociación Española de Urología.

“El cansancio provoca una disminución de la libido, sí. Pero querer relacionar estrechamente el ejercicio con la falta de deseo sexual no tiene demasiado fundamento”, aclara Romero-Otero, que añade: “Por supuesto, si uno está focalizado en algo y no tiene tiempo para pensar en nada más, igual que cualquier obsesión o un incremento del estrés, hace mella en la actividad sexual, pero gimnasio y pérdida del deseo no tienen por qué ir de la mano si ese ejercicio se practica con cabeza”, explica.

No obstante, los científicos firmantes del estudio sí establecen ese vínculo, al menos en primera instancia. Tras estudiar el comportamiento sexual de 1.077 varones y realizar con ellos cuestionarios referidos a su actividad física e íntima, constataron que a mayor intensidad en los ejercicios, menos interés por mantener relaciones sexuales. ¿El motivo? Según el doctor Hackney, coordinador del estudio, los niveles de testosterona disminuyen notablemente debido al cansancio físico.

"Si uno está focalizado en algo y no tiene tiempo para pensar en nada más, igual que cualquier obsesión o un incremento del estrés, hace mella en la actividad sexual"

“Echo en falta otros análisis que ayuden a entender la situación física de los deportistas en toda su magnitud”, comenta Romero-Otero. Reflexiona sobre el perfil de los hombres físicamente activos, asegurando que “las personas que quieren tener un mayor rendimiento, en ocasiones recurren a sustancias dopantes exógenas, y ellas sí que inciden directamente en la pulsión sexual”. Estos productos inhiben el eje fisiológico que regula la secreción de testosterona y, por eso, “cuando una persona consume una sustancia dopante, logra incrementar su masa muscular, pero puede llegar a tener problemas de fertilidad a veces irreversibles”, confirma el doctor.

Lo que está claro es que “cuanto más en forma se está, mejor vida sexual se tiene. Los extremos siempre son negativos, y esas personas obsesionadas con el deporte verán alterada su libido, aunque les sucedería lo mismo si se obcecaran con su trabajo, por ejemplo”, matiza Romero-Otero. Porque todo en exceso es malo. Por eso, el equipo de expertos americanos ha asumido el compromiso de elaborar nuevos experimentos que complementen sus conclusiones, tratando de no establecer como ley inamovible esta relación entre el ejercicio intenso y la falta de apetito sexual.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información