Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Humanos en Marte en 2030

Obama anuncia que la próxima meta del programa espacial de EE UU es un viaje tripulado al planeta rojo 

Obama desciende del Air Force One en el aeropuerto de Greensboro (Carolina del Norte).
Obama desciende del Air Force One en el aeropuerto de Greensboro (Carolina del Norte). AP

Barack Obama no ha revelado aún qué quiere hacer con su vida una vez deje la Casa Blanca, y eso que solo le quedan tres meses en ella. Pero sí tiene claro lo que quiere que haga su país en menos de dos décadas: que Estados Unidos envíe las primeras misiones humanas, de ida y vuelta, a Marte.

“Hemos establecido una meta clara que es clave para el próximo capítulo de la historia espacial de EE UU: enviar humanos a Marte para 2030 y traerlos de vuelta sanos y salvos a la Tierra, con el objetivo último de que un día puedan permanecer allí por una temporada larga”, anunció Obama en un artículo publicado en la web de la cadena CNN este martes.

Aunque la vida lo llevó a hacer historia en la política como primer presidente negro de EE UU, la ciencia siempre ha ejercido una gran fascinación sobre Obama. “Uno de mis primeros recuerdos es estar sobre los hombros de mi abuelo agitando una bandera cuando nuestros astronautas regresaban a Hawái”, aseguró el presidente, que ni siquiera había cumplido los ocho años cuando Neil Armstrong ponía el primer pie sobre la Luna y daba ese ya mítico “pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”.

El próximo “paso de gigante” en la historia espacial será llegar a Marte, afirmó Obama parafraseando a su héroe Armstrong. Y el presidente quiere que al menos los cimientos de ese proyecto se asienten en lo que le queda de mandato. Para ello, subrayó, será imprescindible garantizar la cooperación ya iniciada entre el Gobierno y el sector privado, que planea activamente cómo llegar hasta el planeta rojo. Hay más de 1.000 empresas en todo EE UU trabajando en proyectos espaciales privados.

Según Obama, en los próximos dos años las empresas privadas enviarán por primera vez astronautas a la Estación Espacial Internacional (ISS). Pero los planes son mucho más ambiciosos.

“Estamos trabajando con nuestros socios comerciales para construir nuevos hábitats que puedan mantener y transportar a astronautas en misiones de larga duración al espacio profundo”, explicó Obama. Esas misiones, agregó, “nos enseñarán cómo los humanos pueden vivir lejos de la Tierra, algo que necesitaremos para el largo viaje hasta Marte”.

En agosto, la NASA anunció que había seleccionado a seis empresas para que trabajen en el desarrollo de prototipos de módulos de hábitat para el espacio profundo. Con un presupuesto de 65 millones de dólares, estas compañías tienen 24 meses para desarrollarlos.

Obama desveló sus planes espaciales en vísperas de la Conferencia de Fronteras de la Casa Blanca, un evento organizado por el Gobierno, al que tiene previsto asistir Obama, que este jueves reunirá en Pittsburgh a los innovadores, científicos y estudiantes del país que se están planteando los límites de lo posible.

Para el mandatario, que dice soñar ser un día él el abuelo que alce a sus hombros a sus nietos para mostrarles las estrellas, pensar en Marte significa también mejorar la vida en nuestro propio planeta. “Si hacemos que nuestro liderazgo en el espacio sea más fuerte en este siglo que en el pasado, no solo nos beneficiaremos de los avances en energía, medicina, agricultura e inteligencia artificial que conllevará. También nos beneficiaremos de una mejor comprensión de nuestro entorno y de nosotros mismos”. Porque en el fondo se trata, según Obama, “de hacer que la vida en la Tierra sea mejor”.

Más información