Tribuna

España americana

En las costas del otro lado del Atlántico se instalaron, además de nuestra violencia y nuestros vicios, nuestras ilusiones y esperanzas de cambio. Deberíamos recuperar aquella proyección, y no seguir varados en una Europa cada vez más intransigente