El fiscal denuncia al director del Festival de Sitges

Ángel Sala está acusado de exhibir pornografía infantil en 'A serbian film'

La Fiscalía de Barcelona ha presentado una denuncia en los juzgados de esta ciudad contra el director del Festival de Cine de Sitges, Ángel Sala, por la exhibición de la polémica película A serbian film en la última edición del certamen, del pasado mes de octubre. La fiscalía acusa a Sala de un delito de exhibición de pornografía infantil por permitir el pase de la cinta, en la que aparecen dos imágenes que supuestamente traspasan la legalidad: la violación de un bebé recién nacido y otra de sexo con un niño de cinco años.

La denuncia está a la espera de ser repartida y de que el juzgado abra diligencias. La fiscalía considera que Sala pudo cometer un delito recogido en el artículo 189.7 del Código Penal, que castiga con penas de tres meses a un año de cárcel o multa a quien "produjere, vendiere, distribuyere, exhibiere o facilitare por cualquier medio material pornográfico en el que no habiendo sido utilizados directamente menores o incapaces, se emplee su voz o imagen alterada o modificada".

El origen del caso se sitúa en una denuncia que presentó una asociación de defensa del menor en la Fiscalía General del Estado, al saber que se había exhibido la película en el Festival de Sitges. Unas semanas antes, se había presentado otra denuncia similar con motivo de la XXI Semana de Cine Fantástico y de Terror de San Sebastián. En aquel caso, una juez prohibió la exhibición de la película.

Tras recibir la denuncia, la Fiscalía de Barcelona solicitó una copia de A serbian film y la visionó. Poco después llamó a declarar como imputado a Ángel Sala, quién negó haber visto la película y conocer las polémicas escenas. La fiscalía, por el contrario, sostiene que esa versión no es cierta y que existen correos electrónicos y documentos que se han adjuntado a la denuncia que la rebaten. La película se proyectó en una única ocasión, a medianoche, durante el Festival de Sitges.

A Serbian film fue dirigida a por Srdjan Spasojevic, quien definió la película como "una metáfora de nuestra vida cotidiana, en la que somos explotados por otros que manejan nuestro destino desde que nacemos hasta que morimos". La cinta explica la historia de un actor porno retirado que recibe un cheque en blanco por participar en la obra definitiva, que incluye escenas muy violentas y de sexo extremo. Aparte del Festival de Sitges, la cinta se ha exhibido en Reino Unido, tras ser suprimidos cinco minutos, y en otros países.

La fiscalía barajó la posibilidad de llamar a declarar también al director de la película y de denunciarle, aunque desistió por la dificultad para imputarle ese delito y de localizarle para que compareciera. Y es que la legislación sobre la exhibición de pornografía con la participación de menores es distinta en cada país y eso hubiera provocado un debate legal de incierto final, pues Srdjan Spasojevic es de nacionalidad serbia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de marzo de 2011