Cómo explicar a Platón con una ración de patatas

‘This is Philosophy’ repasa cada semana en La 2 las ideas de grandes filósofos

Álvaro Carmona, presentador de 'This is Philosophy', emitido en La 2.

Contar la historia de la filosofía en un programa de televisión es muy difícil. Es complicado explicar conceptos abstractos, como las ideas de Platón, o mostrar ideas complejas, como la diferencia entre las sociedades autoritarias tradicionales y el totalitarismo del siglo XX, de Hannah Arendt. Es tan difícil que Oriol Jara, director de This is Philosophy, asegura que estuvo a punto de abandonar la idea. Álvaro Carmona, presentador y candidato a un Emmy internacional por su serie Gente hablando, añade que hace poco se encontró con una de las guionistas del programa, Elisenda Pineda: “Me dijo que era lo más difícil que había escrito en su vida”.

¿Y cómo lo hicieron? Hay muchas maneras de acercarse a la filosofía. Se puede optar por los diálogos de Michael J. Sandel en sus clases de Harvard o en la serie documental El gran debate, por ejemplo, o por organizar entrevistas y tertulias con otros pensadores. La solución de This is Philosophy fue la de respetar el formato de Brutal Media, que también se ha atrevido con la ópera y el arte, y con el que se quieren explicar temas culturales con los recursos del entretenimiento. El programa se estrenó el lunes 10 de enero en La 2 y cada semana a las 20.00 dedica media hora a uno de los grandes pensadores de la historia. La serie arrancó con Platón, y al ateniense le seguirán nombres como René Descartes, Jean-Jacques Rousseau, Immanuel Kant y Hannah Arendt. Estas fueron algunas de las decisiones que tomaron para acercarse a estos filósofos:

1. Las ideas también pueden ser patatas. Jara cuenta que el momento revelación fue cuando estaban planteándose el episodio de Descartes y vieron que no les estaba saliendo bien. Se dieron cuenta de que la mejor forma de encarar su trabajo era dejar a Eduardo Acín, productor y filósofo de formación, al frente de la parte teórica, para que los guionistas pudieran trabajar más libremente en cómo presentar esos conceptos: “Nos soltamos más, fuimos a mostrar ejemplos mucho más visuales sin miedo”, no solo con los juegos y metáforas que plantean, sino también rodando en exteriores. Y así en la serie se explica lo que es una idea para Platón con diferentes tipos de patatas (¿cómo definirías una patata ideal?), lo que piensa Arendt sobre el totalitarismo escenificado en un supermercado ideológico, o las ideas de Marx analizadas desde la antigua cárcel Modelo de Barcelona.

2. Matrix es filosofía. La serie tiene guiños a la vida diaria, como la comparación entre la irrealidad del mundo de las sombras de Platón y nuestra adicción al móvil, además de referencias a la cultura pop contemporánea, como la analogía entre el mundo irreal del genio maligno de Descartes y la simulación de las películas de Matrix. El objetivo era buscar la mejor forma de explicar esas ideas para que se entendieran y se recordaran, mostrándolas de forma atractiva, como explica Jara.

Pero eso no significa que hayan tenido ninguna intención de simplificar: Jara asegura que ha sido clave contar no solo con Acín como productor, sino también con el asesoramiento del filósofo Jesús Zamora Bonilla. “Controlaron todo el contenido para que no dijéramos ninguna tontería”. Ambos querían que el programa fuera “una historia de las ideas y de los filósofos”.

3. La escolástica es rock and roll. El programa no solo quiere explicar las ideas de autores atractivos o conocidos para el público, como Arendt o Nietzsche, sino también ofrecer un panorama completo y coherente de la historia de la filosofía, lo que incluye no obviar las ideas más oscuras de estos pensadores, como el totalitarismo de Platón, o dedicar un programa a Tomás de Aquino y Averroes porque “tenía que estar la escolástica”, como explica Jara.

Precisamente Aquino es el autor que más ha sorprendido a Carmona, por la distinción que propone entre fe y razón, especialmente viniendo de un religioso: “Parece rock and roll”. Jara menciona el de Marx como su episodio favorito: “Es fascinante. Creo que va a sorprender muchísimo cómo Marx habla de cosas actuales y nos ayuda a entender por qué nuestra vida es cómo es y por qué pagamos el alquiler que pagamos y por qué el trabajo se paga como se paga”. Para Jara, el tema principal de Marx es la libertad: “Creemos que somos libres, pero esta libertad solo es aparente”.

Álvaro Carmona homenajeando a Bergman en el programa dedicado a Tomás de Aquino
Álvaro Carmona homenajeando a Bergman en el programa dedicado a Tomás de Aquino

4. Aristóteles era zoólogo y Descartes también era matemático. El programa no renuncia a hablar del conocimiento como un todo, incluyendo la opinión de matemáticos, como Bartolo Luque, y físicos, como Juan Ignacio Latorre, por ejemplo, además de filósofos como Simon Blackburn, Cristina Sánchez y Concha Roldán. Carmona recuerda que “la idea del conocimiento compartimentado es bastante moderna”. Jara añade que “la filosofía no es una disciplina aislada que solo hacen los filósofos”, sino que está relacionada con todo lo que sabemos y queremos saber. Por poner un ejemplo, en el programa de Platón, el filósofo Simon Blackburn explica que su teoría de las ideas es una forma de buscar las leyes naturales que hay detrás de la apariencia, que al final es lo que hace la ciencia.

5. La filosofía es necesaria y también incómoda. Jara asegura que dirigir este programa le ha cambiado la vida, “y no es broma. Me ha ampliado el mundo radicalmente”. El director cree que el programa le ha abierto “interrogantes a veces inquietantes y a veces satisfactorios”. “Profesionalmente”, cuenta, “es lo mejor que he hecho”. En su opinión, la filosofía siempre es útil, pero también “es incómoda. Vivimos en una sociedad que premia mucho la certeza y poco la duda”. La filosofía pone en duda, por ejemplo, el sistema económico, la existencia de Dios o nuestra propia naturaleza, planteando preguntas que muchas veces no nos hemos hecho jamás. Lo cuestiona todo, incluso a nosotros mismos, “lo que no nos suele gustar demasiado”.

Carmona coincide con él y lo hace negando que la filosofía sea más importante hoy que nunca, como se dice a veces: “Es exactamente igual de importante que hace trescientos años o igual que dentro de mil” porque siempre nos haremos preguntas. “La filosofía es necesaria. Ni siquiera es actual, es eterna”. Y añade: “Lo que le falla a la filosofía es el marketing”.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Jaime Rubio Hancock

Es el editor de boletines de EL PAÍS y columnista en 'Anatomía de Twitter'. Antes pasó por Verne, donde escribió sobre redes sociales, filosofía y humor, entre otros temas. Estudió Periodismo en la UAB y Humanidades en la UOC. Es autor del ensayo '¿Está bien pegar a un nazi?' (Libros del KO).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS