Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El eje del Val

El coronavirus remite y con él la presencia en los medios de virólogos, inmunólogos y médicos. Acostumbrados a las opiniones de contertulios, que ayer eran de cepa y hoy son de lava, escucharles supuso una novedad refrescante

Alfredo Corell, en una conexión por videollamada en 'laSexta Noche'.
Alfredo Corell, en una conexión por videollamada en 'laSexta Noche'.

Cuenta Herodoto en su Historia que el rey Darío tenía un sirviente cuya única misión era decirle antes de cada comida “acuérdate de los atenienses”; el persa había sufrido una derrota humillante y no quería olvidarse de vengarla. La viróloga Margarita del Val habría sido una candidata sobrecualificada para ese trabajo de Siri de las desgracias. Junto a científicos y médicos como Daniel López-Acuña o César Carballo lleva 18 meses evitando que la euforia que provocaban algunos datos nos hiciera olvidar que el mal seguía aleteando en la noche. Frente a nuestras ansias por recuperar la vida conocida, ellos han sido elabandona toda esperanza”, el “hic sunt dracones, el “que no te vistas que no vas”.

Más información
Margarita del Val, la viróloga que entra en los hogares

Acostumbrados a opiniones de contertulios que ayer eran de cepa y hoy de lava, la presencia de expertos en los medios supuso una novedad refrescante. Y entre ellos brilló Alfredo Corell, que sustituyó los mensajes apocalípticos por la didáctica lúdica y las figuritas de Star Wars. Estoy segura de que gracias a él habrá niños (y adultos) que hoy quieren ser científicos como en los setenta quisimos ser directores de orquesta para tener la batuta que el maestro García Asensio regalaba en El mundo de la música, la única vez que hemos ansiado un palo que no desencadenase el expecto patronum.

Un hechizo contra los dementores le vendría bien al inmunólogo que, al igual que otros divulgadores durante estos meses, ha recibido amenazas de los negacionistas, como hace años las recibió por “maricón y socialista”. Esos anónimos de tuit y pasquín son los nuevos sirvientes de Darío que cada día nos recuerdan que el mayor peligro ya no son los atenienses, ni siquiera los virus, sino la maldad y la ignorancia, enemigos poderosos que tampoco nos van a dejar tener una comida en paz.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS