columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Misterioso asesinato en el Arconia

‘Solo asesinatos en el edificio’ invita a ser disfrutada con cerveza de jengibre y tarta de ruibarbo, arrebujándose en el sofá y dejándose arrullar por su ingenio y su encanto

Selena Gomez, Martin Short y Steve Martin (de izquierda a derecha), en 'Solo asesinatos en el edificio'. En vídeo, el tráiler.DISNEY+

Cuando Steve Martin planteó su proyecto a los productores tenía una idea clara: actores veteranos que investigan un crimen en su edificio. Una vuelta al misterio del cuarto cerrado que inauguró Poe con Los crímenes de la calle Morgue. Aquí el cuarto es el Arconia, realmente el Belnord, un edificio de preguerra del Upper West Side vecino y casi gemelo del Apthorp, que enamoró a su amiga Nora Ephron.

Trabajar con amigos era prioritario para Martin y por eso están ahí su compinche desde hace décadas Martin Short y Tina Fey, genial trasunto de la Sarah Koenig de Serial, el podcast fundacional sobre true crime —lo que antiguamente llamábamos crímenes reales— transformado aquí en It’s not OK in Oklahoma (ovación para quien lo ha traducido como Poca broma en Oklahoma).

Que el resultado sea divertidísimo no sorprende viniendo del artífice de Bowfinger y tampoco lo hace que Selena Gomez sea más que un reclamo como el Poochie de Los Simpson. Hay que tener mucho talento y muchos registros para pasar de Los magos de Waverly Place a Harmony Korine. Los tres, Martin, Short y Gomez, forman un trío tan dispar como irresistible que comparte protagonismo con un vecindario excéntrico que no disimula que le consterna más la muerte de una gata afable que la de un vecino antipático y donde Sting es un sospechoso creíble porque ¿acaso no es Every breath you take un himno al acoso?

Más que a Poe, la serie de Disney nos retrotrae a los Hardy Boys que leía Mabel, a Los Cinco o a Los tres investigadores, e invita a disfrutarla con cerveza de jengibre y tarta de ruibarbo, arrebujarse en el sofá, dejarse arrullar por su ingenio y mensajear a los amigos (o llamarles, depende de su edad) para compartir sospechas. Imposible imaginar un plan mejor.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción