El billar cósmico

“La tecnología implicada es bastante compleja, pero la mecánica del juego es muy simple: cada vez que te toca jugar, tienes un máximo de tres segundos para acelerar tu chalupa esférica en la dirección que desees”, explicó un parroquiano

"La tecnología implicada es bastante compleja, pero la mecánica del juego es muy simple: cada vez que te toca jugar, tienes un máximo de tres segundos para acelerar tu chalupa esférica en la dirección que desees", explicó un parroquiano.
"La tecnología implicada es bastante compleja, pero la mecánica del juego es muy simple: cada vez que te toca jugar, tienes un máximo de tres segundos para acelerar tu chalupa esférica en la dirección que desees", explicó un parroquiano.

Mientras entizaba con parsimonia la punta de su taco, uno de los parroquianos de la Taberna Errante dijo:

—Hace unos días se hablaba aquí del arquero zen que se vuelve uno con la flecha que va a disparar. ¿Y qué es la bola de billar sino una flecha redonda que se dispara con un arco rectilíneo? Para jugar plenamente al billar, tienes que ser la bola.

—No sabes hasta qué punto es cierto lo que has dicho, —contestó su compañero apoyándose en el borde de la mesa—, a no ser que tú también hayas jugado al billar cósmico.

—¿El billar cósmico? Ni siquiera conocía su existencia.

—No me sorprende. Pocos llegan a conocerlo, y de esos pocos, poquísimos pueden o quieren contarlo… Las nueve bolas del cosmobillar son chalupas esféricas de unos dos metros de diámetro pilotadas por otros tantos jugadores, con lo cual el requisito de “ser la bola” se cumple literalmente. Al comenzar el juego, las chalupas orbitan alrededor de una única tronera, que es un pequeño agujero de gusano, y cada jugador, por turno, se lanza a mayor o menor velocidad, según lo requiera la jugada, contra alguna de las otras bolas o de las grandes balizas elásticas que, controladas por los jueces de la partida, hacen las veces de bandas.

—Fascinante. Y grandioso. Ese billar cósmico requerirá una tecnología muy avanzada.

—La tecnología implicada es bastante compleja, pero la mecánica del juego es muy simple: cada vez que te toca jugar, tienes un máximo de tres segundos para acelerar tu chalupa esférica en la dirección que desees, tras lo cual sigues avanzando con movimiento rectilíneo y uniforme hasta chocar con otra bola o con una banda, momento en el que tienes otros tres segundos para decelerar.

—¿Y si no chocas con otra bola ni con una banda?

—Entonces te sales del recinto del juego y pierdes tu turno, como cuando la bola se sale de la mesa de billar.

—¿Y el objetivo del juego?

—Muy sencillo: meter las demás bolas en la tronera. Y evitar que te metan a ti.

—Deduzco que ganaste la partida, puesto que estás aquí para contarlo.

—Estuve a punto de ganar, sí; pero cuando solo quedábamos tres de los nueve jugadores, uno de los otros dos, mediante una afortunada carambola, me envió directo al agujero de gusano.

—Pero en ese caso deberías haber salido del universo.

—Y eso hice: salí de mi universo. Por eso estoy en el tuyo.

Los textos de esta serie son breves aproximaciones narrativas a ese “gran juego” de la ciencia, la técnica y la tecnología -tres hilos inseparables de una misma trenza- que está transformando el mundo cada vez más deprisa y en el que todas/os debemos participar como jugadoras/es, si no queremos ser meros juguetes.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Carlo Frabetti

Es escritor y matemático, miembro de la Academia de Ciencias de Nueva York. Ha publicado más de 50 obras de divulgación científica para adultos, niños y jóvenes, entre ellos ‘Maldita física’, ‘Malditas matemáticas’ o ‘El gran juego’. Fue guionista de ‘La bola de cristal’.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS