Un coche que cambia de color al pulsar un botón y otros inventos curiosos del CES 2022

Un robot que muerde dedos, un tablero de ajedrez inteligente y un sistema de refrigeración corporal generan furor en la mayor feria de electrónica del mundo

El BMW iX Flow cambia de color entre blanco y gris oscuro en la reciente feria CES de Las Vegas. La tecnología funciona de un modo similar a la pantalla de un lector de libros electrónico.
El BMW iX Flow cambia de color entre blanco y gris oscuro en la reciente feria CES de Las Vegas. La tecnología funciona de un modo similar a la pantalla de un lector de libros electrónico.DPA vía Europa Press (Europa Press)

De coches voladores o con patas a láseres para matar mosquitos y robots que sirven vino o llevan el papel higiénico al baño. Son algunos de los inventos más curiosos presentados en las últimas ediciones del CES, la mayor feria de tecnología de consumo del mundo. Mientras que el año pasado el evento se celebró de forma exclusivamente virtual, en 2022 más de 2.300 empresas han mostrado entre el 5 y el 7 de enero en los hoteles y centros de convenciones de Las Vegas algunos de los dispositivos más innovadores y extravagantes del planeta.

Un peluche que mordisquea dedos

Hace un par de años la empresa japonesa Yuaki Engineering sorprendió a los asistentes al CES con un cojín peludo con cola. Como si de un gato o un perro se tratase, al acariciar despacio el cojín, la cola iba de un lado para otro. En teoría los compradores de este robot, llamado Qoobot, son principalmente personas que no pueden tener animales porque son alérgicas y gente mayor que se siente sola.

El nuevo invento de esta compañía es, aún si cabe, más surrealista: un tierno peluche con forma de perro cuyo único objetivo es mordisquear el dedo al usuario “como si fuera un perrito o un gatito”. “Cuando un cachorro te muerde, tienes que decirle que no lo haga porque si no va a aprender a morder a la gente y puede ser peligroso, pero es muy placentero así que hemos creado este robot llamado Amagami Ham Ham”, explica Shunsuke Aoki, de Yuaki Engineering. Los creadores de este peluche, que aún es un prototipo, consideran que podría triunfar entre hombres y mujeres de entre 20 y 30 años y personas mayores.

Un coche que cambia de color

Un coche que cambia de color con sólo pulsar un botón. BMW iX Flow es la ambiciosa tecnología en la que trabaja BMW. El fabricante alemán pretende utilizar la tinta electrónica para que el usuario pueda personalizar el color de su vehículo. Esta elección puede influir además en cómo el coche refleja la luz solar y absorbe energía térmica. “Una superficie blanca refleja mucha más luz solar que una negra”, explica la compañía. En consecuencia, “el calentamiento del vehículo por la luz solar intensa y las altas temperaturas exteriores “e podría reducir cambiando el exterior a un color claro”. Ante temperaturas más frías, “una piel exterior oscura ayudará al vehículo a absorber notablemente más calor del sol”.

Gafas, micrófonos y sensores para entrar en el metaverso

Un hombre con unas gafas de realidad virtual un tanto futuristas, un dispositivo alrededor de su boca y sensores por todo el cuerpo ha acaparado la atención de múltiples asistentes al CES. Todos estos aparatos prometen ser la puerta de entrada al metaverso, un espacio virtual para entretenerse, comprar o trabajar por el que apuestan múltiples compañías como Facebook o MAD Gaze.

A primera vista lo que más llama la atención es el micrófono, llamado Mutalk. Es una especie de caja que tapa toda la boca y se ajusta a la cara con una cinta que va alrededor del cuello. “Si hablas con este dispositivo puesto, las personas de tu alrededor no escucharán nada, pero sí tus amigos conectados en la realidad virtual”, cuenta Yukino Aoshima, de Shiftall. Dicho aparato también suprime el ruido exterior. Además de varios sensores de movimiento, este hombre porta un sistema sistema de calefacción y refrigeración corporal portátil (Pebble Feel) pensado para que el usuario pueda sentir, por ejemplo, “el frío en unas montañas nevadas”.

Un tablero para aprender a jugar al ajedrez

La pandemia de coronavirus ha acelerado el crecimiento del ajedrez online. En este sentido, puede resultar útil Chessup, un tablero inteligente que cuesta 389 dólares —unos 340 euros— y sirve para aprender a jugar o mejorar las tácticas. Al tocar cualquier pieza, se iluminan todos los movimientos posibles en diferentes colores según su fuerza. Jeff Wigh, de Chessup, explica que el tablero utiliza inteligencia artificial para dar asistencia y entrenar al jugador, independientemente de cuál sea su nivel: “Si se ilumina de verde, es un buen movimiento, pero si se pone rojo, es malo”. El usuario puede jugar contra otra persona o contra un sistema de inteligencia artificial que va iluminando las jugadas del oponente.

Una máscara para mostrar emociones con luces LED

Entre los dispositivos más extravagantes expuestos este año en el CES, está la que, según sus creadores, es la “primera máscara LED emocional del mundo”. Este aparato, llamado Qudi, cubre toda la cara y está pensado para expresar con luces diferentes emociones y estados de ánimo: del amor a la confusión pasando por el enfado o la felicidad. El usuario puede escoger qué quiere expresar pulsando un botón en la dispositivo o desde una aplicación descargada en el móvil. La máscara también cuenta con un “modo robot” que reacciona a los movimientos de la cabeza para asentir o hacer una negación. “Las tecnologías LED que utilizamos en nuestros productos se convertirán en una tendencia sin precedentes en el mundo en un futuro próximo y entrarán firmemente en nuestra vida diaria”, explican sus creadores.

Un probador virtual de gafas

Cuando una persona con problemas de vista va a comprar gafas nuevas, a veces se encuentra con un problema: al quitarse sus gafas y probarse otras que no están graduadas, no ve bien cómo le quedan. “Más de 600 millones de personas no pueden verse así mismas cuando se quitan las gafas porque ven borroso”, subraya Stephanie Loufti Le Grand, empleada de Fittingbox. Es lo que pretende solucionar su compañía con un probador virtual que utiliza realidad aumentada. Al usar la cámara del móvil, el sistema elimina como por arte de magia las gafas que una persona lleva puestas y le permite ver cómo le quedan otros modelos.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Isabel Rubio

Es colaboradora de las secciones de Tecnología, Ciencia y Salud de EL PAÍS. Además de seguir de cerca a Apple, Samsung y otros gigantes, prueba dispositivos y analiza el impacto de los avances tecnológicos en la sociedad. También verifica contenidos científicos en la fundación Maldita.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS