_
_
_
_

AirPods Max a prueba: ¿merece la pena gastar en unos auriculares más de lo que cuesta un iPhone?

El dispositivo, que tiene cancelación de ruido y audio espacial, está disponible por 629 euros

Airpods Max. En vídeo, el anuncio del nuevo producto de Apple. APPLE
Isabel Rubio

A finales de 2020 múltiples filtraciones apuntaban a que Apple presentaría unos auriculares de diadema de gama alta. Pero la mayoría fallaban en un detalle: el precio. Los AirPods Max han salido al mercado en España por 629 euros. Es decir, incluso más de lo que valen algunos iPhone de la compañía de Cupertino. ¿Qué tienen estos auriculares para valer tanto dinero? ¿La cancelación de ruido o el audio espacial justifican la cuantía? ¿En qué casos merece la pena el desembolso?

EL PAÍS ha probado durante unos días los AirPods Max, que tienen un diseño bastante minimalista y están disponibles en cinco colores: gris, plata, azul, verde y rosa. Hasta el momento la compañía de Cupertino había presentado auriculares con el formato in-ear. Es decir, que se introducen en el oído. Con los AirPods Max, Apple da un golpe en la mesa en el mercado de los auriculares de diadema circumaurales. Este tipo de dispositivos se caracterizan porque sus almohadillas ovaladas cubren por completo las orejas. No es la primera vez que Apple comercializa auriculares de este tipo, pero antes siempre lo había hecho con Beats, una marca que compró en 2014.

Una vez puestos, los AirPods Max resultan un poco pesados (385 gramos) pero bastante cómodos. La malla transpirable que recorre toda la diadema está diseñada para distribuir el peso y reducir la presión sobre la cabeza, según Apple. Además, las almohadillas, que son intercambiables, pueden rotar de forma independiente. Los auriculares están pensados para adaptarse a diferentes formas y tamaños de cabezas y cuentan con unos brazos telescópicos — una especie de barras de metal que se extienden— en la diadema para un mejor ajuste.

Los AirPods Max carecen de botón de encendido y de conector jack. En el auricular derecho hay un botón de control de ruido y la digital crown, una corona inspirada en el Apple Watch que sirve para controlar el volumen, reproducir o poner en pausa un audio, saltar pistas, responder y colgar llamadas o activar Siri. De esta forma, se abandonan los controles táctiles que sí incorporan otros AirPods. Aun así, manejar los auriculares con la corona giratoria resulta sencillo y bastante cómodo.

La configuración inicial se realiza con un toque. Basta con pulsar el botón que hay en los auriculares para que se vinculen a un dispositivo. Eso sí, como suele ser habitual con los aparatos de Apple, para aprovechar las funciones y sacar el máximo partido a los AirPods Max hay que utilizarlos con dispositivos de la compañía. Al conectarlos por ejemplo a un iPhone, el usuario puede escoger si configurar Siri para que lea los mensajes o activar el audio espacial.

Los Aipods Max en su caja
Isabel Rubio

De la cancelación de ruido al audio espacial

Tal y como se espera de unos auriculares de gama alta por este precio, los AirPods Max suenan muy bien. Los auriculares cuentan con un chip H1 diseñado por Apple —que también tienen los AirPods Pro— en cada auricular. Sus 10 núcleos de audio pueden procesar 9.000 millones de operaciones por segundo, según la compañía. Si por algo se caracterizan los AirPods Max, es por el audio computacional, una tecnología que incluye un ecualizador adaptativo, cancelación activa de ruido, modo de sonido ambiente y audio espacial.

Uno de los principales objetivos de los AirPods Max es ofrecer un sonido envolvente. Las almohadillas están hechas de una espuma viscoelástica con un diseño acústico que crea un buen aislamiento, algo fundamental para garantizar la inmersión. A ello se suma la cancelación activa de ruido, que pretende que el usuario centre toda su atención en lo que escucha. Cada auricular lleva tres micrófonos orientados hacia fuera que detectan el ruido ambiental, mientras que un cuarto micrófono situado en el interior del casco monitoriza el sonido que llega a sus oídos.

En este sentido, los AirPods Max hacen un gran trabajo bloqueando todo lo que ocurre en el mundo exterior. Si bien no evita que uno escuche los ruidos por completo, esta función puede resultar especialmente útil al trabajar o estudiar en entornos ruidosos. En otros contextos, los usuarios pueden activar el modo de sonido ambiente para escuchar música a la vez que oyen lo que pasa a su alrededor. Para alternar entre la cancelación activa de ruido y el modo de sonido ambiente, basta con pulsar el botón de control de ruido.

Los AirPods Max también ofrecen ecualización adaptativa para modificar el sonido en función del ajuste de las almohadillas y audio espacial con seguimiento dinámico de la cabeza. Esta última función, que llegó en la segunda mitad de 2020 también a los AirPods Pro, permite ubicar los sonidos virtualmente en cualquier punto del espacio de modo que el usuario puede disfrutar de una experiencia notablemente inmersiva, por ejemplo, al reproducir contenidos grabados en Dolby Atmos —un sistema que permite jugar con voces, instrumentos y coros para simular que vienen de distintas direcciones—. La diferencia entre escuchar sonido estéreo y optar por el audio espacial es bastante destacable.

Además, los AirPods Max usan sensores ópticos y de posición para detectar automáticamente si el usuario los lleva puestos. En ese caso, reproducen el audio. Si se los quita, lo ponen en pausa. Si se quiere escuchar música enviada desde un iPhone, un iPad o un Apple TV 4K con otro usuario, es posible hacerlo con una función llamada “audio compartido”. Eso sí, la otra persona también tiene que tener otros AirPods.

Batería y conclusión

Los AirPods Max ofrecen una autonomía de hasta 20 horas de sonido, según Apple. No obstante, la compañía reconoce que puede variar dependiendo del uso. Algunos usuarios han reportado que los AirPods Max se descargan durante la noche. En las pruebas realizadas por este periódico, la batería ha durado más de una semana utilizándolos unas dos horas al día. Los auriculares vienen con una funda llamada smart case que pone los auriculares en modo de consumo ultrabajo para ahorrar energía cuando no se están utilizando. El problema de la funda es que no parece garantizar una buena protección frente a caídas o al meterlo una y otra vez en bolsos o mochilas, ya que la diadema y los bordes superiores de los auriculares quedan totalmente expuestos.

Teniendo en cuenta todas las características mencionadas, los AirPods Max no son una opción recomendable para la mayoría de usuarios. Existen modelos en el mercado bastante más asequibles y que pueden ofrecer una buena experiencia de compañías como Bose, Sony o Audio-Technica. En cambio, la alternativa de Apple podría ser una buena opción para los más audiófilos o determinadas personas que en su día a día trabajan en el sector audiovisual.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Isabel Rubio
Es colaboradora de las secciones de Tecnología, Ciencia y Salud de EL PAÍS. Además de seguir de cerca a Apple, Samsung y otros gigantes, prueba dispositivos y analiza el impacto de los avances tecnológicos en la sociedad. También verifica contenidos científicos en la fundación Maldita.es.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_