Privacidad en Internet

Google afronta una demanda de 5.000 millones por recolectar datos de usuarios en modo incógnito

La denuncia sostiene que la empresa engaña a los consumidores dándoles una falsa sensación de privacidad

Modo oculto en Chrome
Modo oculto en Chrome

Google se enfrenta a una multimillonaria demanda colectiva en California que podría alcanzar los 5.000 millones de dólares (algo más de 4.600 millones de euros) si se demuestra que ha violado la Ley Federal de Intercepción Telefónica (Federal Wiretap Act) al continuar recogiendo información sobre lo que los usuarios hacían en Internet sin su permiso y a pesar de estar navegando en modo incógnito o privado, según ha anunciado el New York Times. Según la demanda, Google rastrea y recoge el historial de navegación de los consumidores incluso si los usuarios tomaban medidas para mantener su privacidad. Los demandantes afirman que la compañía también ha violado una ley del Estado que requiere el consentimiento de las partes a la hora de recopilar datos.

La denuncia sostiene que cuando un usuario opta por la navegación privada, la empresa utiliza otras herramientas de seguimiento que proporciona a los editores y anunciantes para controlar qué sitios web visita el usuario. “Google rastrea y recopila el historial de navegación de los consumidores y otros datos de actividad en la web, independientemente de las medidas de protección que los consumidores adopten para proteger la privacidad de sus datos”, afirma el texto legal presentado por Mark C. Mao, socio del bufete de abogados Boies Schiller Flexner.

Más información

“Nos oponemos firmemente a estas afirmaciones y nos defenderemos contra ellas con determinación", han asegurado a EL PAÍS fuentes de la compañía. "El modo de incógnito en Chrome da la opción a los usuarios de navegar por Internet sin que su actividad se guarde en el navegador o dispositivo. Así lo indicamos claramente cada vez que se abre una nueva pestaña de incógnito. Indicamos, además, que los sitios web podrían recoger información sobre su actividad de navegación durante su sesión.”

Google ha enfrentado recientemente otras demandas por su forma de recolectar datos. En esta ocasión, la clave está en que los demandantes han echado mano de la Ley Federal de Intercepción Telefónica, que otorga a los usuarios el derecho a demandar si sus comunicaciones privadas son interceptadas. En la demanda se afirma que Google hace acopio del contenido de las comunicaciones entre los usuarios y los sitios web mediante la recopilación del historial de navegación, las direcciones específicas de los sitios web y las consultas de búsqueda.

¿De qué sirve navegar en modo incógnito?

Navegar por Internet sin dejar ningún tipo de rastro es prácticamente imposible con los buscadores tradicionales. Pese a que tanto Google como Mozilla posibilitan al usuario la opción de realizar búsquedas en una sesión privada, esta función no garantiza en absoluto el anonimato. ¿Qué significa exactamente navegar en modo incógnito?

“El modo incógnito es eficaz cuando queremos que nuestra actividad en la web no sea conocida por otros usuarios del mismo equipo. Por ejemplo, si estamos buscando un regalo para nuestra pareja o si queremos que las sesiones que tenemos activas en nuestros navegadores sean ignoradas. Pero, aparte de esto, no proporciona una gran protección de nuestra privacidad”, explicó recientemente a EL PAÍS Javier Tallón, miembro del Grupo de Seguridad Informática y para la Defensa del Consejo General de Colegios de Ingeniería Informática(CCII).

Cuando un usuario navega en modo incógnito, el navegador le protege de dos maneras. Por un lado, deja de guardar en el historial de navegación información sobre los sitios webs a los que accede. De esta forma, otros usuarios con acceso al equipo no pueden ver qué páginas ha visitado. Por otro, el navegador no utiliza las cookies que el usuario tiene previamente almacenadas: “Las cookies son pequeños elementos de información que las páginas web guardan en nuestros navegadores y que les permiten recordar qué acciones hemos realizado previamente: qué tenemos en nuestro carrito de la compra, quienes somos en Instagram o por dónde nos quedamos viendo el último capítulo en tu plataforma. También se usan para “ofrecernos publicidad dirigida o estudiar nuestro comportamiento”.

Es decir, el uso del modo incógnito básicamente libra al usuario de los curiosos domésticos, pero no enmascara su identidad o actividad en línea. Al navegar por Internet, los datos pasan antes de llegar a su destino por la red del hogar o lugar de trabajo del usuario y por la compañía que le da acceso a Internet.

Engaño

Pese a que esta circunstancia es bien sabida, la demanda sostiene que los usuarios tienen una “expectativa razonable” de que sus comunicaciones no son interceptadas o recogidas cuando se encuentran en modo de navegación privada. Además, asegura que las prácticas de Google “engañan intencionadamente a los consumidores” para que crean que mantienen el control de la información compartida con la empresa y les animan a navegar por la web en modo de navegación privada si quieren mantener su privacidad. Sin embargo, en este sentido Google no menciona que otras herramientas de rastreo utilizadas por la empresa pueden seguir controlando a los usuarios mediante as direcciones de protocolo de Internet, así como información sobre el navegador y el dispositivo, según la denuncia.

Puedes seguir a TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.


Más información

Lo más visto en...

Top 50