La justicia ordena a una abuela holandesa retirar las fotos de sus nietos de las redes sociales

La madre de los menores no quería que las imágenes aparecieran en Facebook, y el tribunal ha aplicado en Reglamento General de Protección de Datos de la UE

Imagen del logo de Facebook.
Imagen del logo de Facebook.LOIC VENANCE / AFP

Las desavenencias entre una abuela y su hija a cuenta de sus tres nietos han sobrepasado en Países Bajos el ámbito doméstico para caer de lleno en los tribunales por culpa de unas fotos. El desencadenante de la historia fue la publicación de unas imágenes de los niños, de 14, 6 y 5 años, en la cuenta de Facebook de su oma, apelativo cariñoso neerlandés similar al de abuelita, sin el consentimiento de su madre. Ambas mujeres están enfrentadas, y como la abuela se negaba a retirarlas, los jueces han tenido que resolver un asunto centrado en la privacidad de los niños. El fallo ha dado la razón a la madre de los menores en virtud del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), aplicado en la UE desde 2018. La abuela tiene que borrar las imágenes y deberá pagar una multa de 50 euros, hasta un máximo de 1.000,por cada día que pase sin hacerlo.

La familia reside en la provincia de Gelderland, al este del país. Madre e hija llevan un año enemistadas, según los medios locales. Los padres de los menores están separados, y la custodia del mayor recae en la madre, mientras que comparten la de los hermanos pequeños. El mayor, además, ha vivido con su abuela durante los últimos siete años, y ella se resistía especialmente a borrar sus imágenes por la especial relación que les une. Los abogados maternos declararon que habían pedido varias veces la retirada de las fotos de los niños, y cuando la abuela acudió al juicio, su perfil de Facebook estaba casi vacío. Pidió dejar al menos allí una imagen, y luego justificó otra, antigua, publicada en Pinterest, diciendo que hacía tiempo que no usaba la plataforma.

Nada de todo esto convenció al tribunal, cuya sentencia, dictada el pasado 13 de mayo, señala que aunque “el Reglamento General de Protección de Datos no se aplica al uso particular o familiar de los datos personales", no está claro que las dos cuentas mencionadas en este caso hayan sido protegidas para evitar que las imágenes salgan de ese ámbito. "Tampoco se sabe si las fotos podían localizarse a través de buscadores como Google, o bien ser distribuidas tras caer en manos de terceros. Por todo ello, procede aquí el régimen de protección previsto en RGPD”. El fallo añade que es necesario el permiso de los progenitores para difundir fotos de menores de 16 años, y por eso descarta que los lazos emocionales establecidos entre abuela y nietos den cobertura legal a esa publicación.

El caso ha levantado gran polvareda en Países Bajos. Algunos juristas aducen que el tribunal tal vez haya ido demasiado lejos, “porque el propio reglamento europeo señala que operar en las redes sociales puede entenderse como una actividad familiar”, según indica el portal de asesoría jurídica ICTRecht, especializado en tecnologías de la información y leyes de privacidad, con sedes en Países Bajos y Bélgica. En cuanto a los comentarios en redes, entre los cerca de 400 recibidos, por ejemplo, por el diario digital neerlandés Nu.nl, hay dos bandos: los que lamentan la situación de la abuelita, “ya que no se trata tanto de las fotos, como de la riña con su propia hija”, y los que aplauden que haya que pedir permiso a los padres en nombre “del ejemplo que le debemos a los menores, que tienen que ser responsables de lo que puede ocurrir en las redes”

Más información

Lo más visto en...

Top 50