La crisis del coronavirus

¿Cuál es el mejor servicio para hacer videollamadas?

EL PAÍS compara las opciones gratuitas y de pago de Zoom, Google, Microsoft y Facebook

Una mujer participa en una videollamada grupal con el móvil.
Una mujer participa en una videollamada grupal con el móvil.Artur Debat / Getty Images

La situación generada por el coronavirus ha disparado el uso de servicios de videollamadas durante el confinamiento. Mientras que Zoom ha experimentado un crecimiento de usuarios meteórico, las alternativas de Microsoft y Google tampoco se quedan atrás. Facebook incluso saca pecho para liderar esta competición. Su última apuesta para lograrlo ha sido Messenger Rooms, un servicio de videollamadas de hasta 50 usuarios. ¿Cuál de estas alternativas permite hacer reuniones con más participantes? ¿Respetan la privacidad de los usuarios? ¿Permiten activar subtítulos en directo o utilizar un fondo virtual?

EL PAÍS ha comparado qué posibilidades ofrecen Zoom, Skype, Microsoft Teams, Hangouts, Google Meet y Messenger Rooms. La mejor opción para cada usuario dependerá sobre todo de sus gustos y necesidades. En principio, para la mayor parte de los particulares, los servicios gratuitos de todas estas compañías ofrecen funciones suficientes. Las empresas, dependiendo de su tamaño, el número de participantes que quieran en sus videollamadas y el trabajo que realicen en el día a día, pueden optar por diferentes alternativas de pago.

De dos a centenares de participantes

En su versión gratuita, Zoom permite hacer videollamadas de hasta 100 usuarios. Pero siempre que haya más de tres participantes, establece un límite de 40 minutos por llamada. Una vez que pasa ese tiempo, la reunión se acaba automáticamente y es necesario empezar otra nueva. Este servicio básico, que está pensado para usuarios particulares, puede quedarse pequeño para empresas. Zoom ofrece diferentes paquetes de pago que permiten hacer reuniones de hasta 1.000 participantes (un usuario puede ver 49 vídeos a la vez en la pantalla).

Tanto Zoom como Google o Microsoft disponen de servicios pensados para particulares y para empresas, tal y como subraya Nacho Rodríguez, uno de los miembros ejecutivos de la Asociación Mundial del Teletrabajo (RWA, por sus siglas en inglés). Skype, de Microsoft, permite hacer llamadas de audio de hasta 50 personas de forma gratuita. “El número máximo de emisiones de vídeo dependerá de la plataforma y del dispositivo que uses”, afirma la compañía en su web. La herramienta para empresas de Microsoft, que antes se llamaba Skype empresarial, ahora es Microsoft Teams y permite organizar videollamadas de hasta 250 personas y eventos en línea seguidos por 10.000 asistentes.

Google Meet ha sido creada para empresas por Google. Es de pago y permite realizar videollamadas de hasta 250 usuarios. La versión para particulares sería Hangouts, que permite videollamadas de hasta 10 participantes de forma gratuita. Messenger Rooms, que llegará en los próximos días de forma paulatina a diferentes países del mundo, permitirá videollamadas de hasta 50 personas sin límite de tiempo. Rodríguez, que también es fundador de la conferencia sobre teletrabajo Nomad City Gran Canaria, recuerda que la alternativa de Facebook es la única creada “exclusivamente diseñada para particulares”

Acceder a reuniones solo pinchando en un enlace

Todas estas plataformas permiten a los participantes acceder a las videollamadas desde sus teléfonos, ordenadores, smartphones o tabletas. Además de sus respectivas apps, poco a poco estos servicios han ido permitiendo que los usuarios puedan unirse a diferentes reuniones cada vez más fácilmente. Por ejemplo, Skype ha presentado recientemente una herramienta llamada Meet Now que permite crear reuniones a las que cualquier usuario puede acceder a través de un enlace sin tener la aplicación instalada ni una cuenta creada. Microsoft Teams también lo permite y da otras alternativas como unirse desde el calendario o el chat de la compañía.

Tampoco es necesario tener una cuenta en Zoom para unirse a una reunión. Es posible acceder a la misma a través de un enlace o introduciendo en la web el ID de la reunión proporcionado por el organizador y la contraseña. En el caso de Google Meet, también es posible entrar en una videollamada a partir de un vínculo o desde la web simplemente con un código de reunión. Hangouts también ofrece la opción de unirse por enlace y permite añadir a nuevos participantes por su nombre, número o correo electrónico.

Con Messenger Rooms, el objetivo es que los usuarios creen “salas” de vídeo que aparecerán en su perfil de Facebook. Cualquier otra persona que los vea y tenga el permiso del organizador podría unirse a ellas. De momento, se podrán activar desde Facebook Messenger. La red social pretende añadir esta función también a WhatsApp y a Instagram. Para unirse a una videollamada, no es necesario tener una cuenta en Facebook. Rooms permitirá entrar desde el navegador a cualquiera que le hayan compartido la “sala”.

De fondos virtuales a subtítulos en directo

La mayoría de estos servicios permiten compartir la pantalla con los demás, enviar documentos, grabar las llamadas o abrir un chat simultáneo. “Debemos resaltar que de las aplicaciones comparadas, Zoom es la única empresa que se dedica exclusivamente al desarrollo de herramientas de videoconferencia, mientras que el resto son subproductos de empresas que ofrecen muchos más servicios”, afirma Rodríguez.

Esto hace que Zoom ofrezca una gran variedad de productos para adaptarse a las necesidades de cada usuario. El fundador de la conferencia sobre teletrabajo Nomad City Gran Canaria destacaría de Zoom la capacidad de crear grupos distintos dentro de una misma reunión “para facilitar la interacción de todos los usuarios, particularmente cuando participan más de 10 personas”.

Pero en el caso de los servicios de Google y Microsoft, el resto de herramientas desarrolladas por ambas compañías “facilita mucho el trabajo en equipo”. Así lo explica Rodríguez, que destaca que en el caso de Meet la conexión con herramientas de Google como el correo electrónico facilita, por ejemplo, el contacto con otros usuarios que usen Gmail a la hora de localizarlos y poder conectar fácilmente.

Una de las opciones destacables tanto de Meet como de Skype es la posibilidad de activar los subtítulos en directo, que permiten leer lo que se dice en una videollamada o llamada de audio. Mientras que Meet ha anunciado recientemente una opción de cancelación de ruido ambiental, Skype o Teams permiten difuminar el fondo de la cámara durante una llamada. No son las únicas que permiten al usuario no mostrar dónde está. Por ejemplo, Zoom ofrece la posibilidad de optar por fondos virtuales que le trasladen a cualquier lugar. Puede elegir desde una playa paradisiaca a una oficina o simplemente un fondo de un color determinado. Entre las funciones de Messenger Rooms, destacan los filtros de realidad aumentada y algunas novedades gracias a la inteligencia artificial como fondos envolventes de 360 ​​grados y la iluminación ambiental.

‘Zoombombing’ y otros problemas de seguridad

En las últimas semanas Zoom se ha visto involucrada en múltiples polémicas relacionadas con la seguridad y la privacidad. Mientras que miles de grabaciones de llamadas han quedado expuestas en la web, según adelantó The Washington Post, algunos trolls se han colado en videoconferencias públicas y han proyectado en la pantalla de otros usuarios porno o contenido violento. Esta intrusión ha sido bautizada como “zoombombing".

Compañías como Google y SpaceX e incluso la NASA han prohibido a sus empleados que la utilicen durante el teletrabajo. Zoom, que ha solucionado gran parte de las vulnerabilidades halladas hasta el momento, recomienda a los usuarios implementar contraseñas para todas sus reuniones para asegurar que las personas no invitadas no puedan unirse y usar funciones como la "sala de espera" y los controles de silencio de los anfitriones.

Pero Zoom no es el único servicio que se ha enfrentado a diferentes agujeros de seguridad. En el pasado también se han hallado algunas vulnerabilidades, por ejemplo, en Skype. Aun así, Sergio de Juan-Creix, abogado del despacho Croma y profesor colaborador de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), considera que cualquiera de estas alternativas es segura. Especialmente teniendo en cuenta que “los entornos digitales siempre son susceptibles de hackeo”: “Lo importante es que la aplicación que se utilice respete la privacidad, facilite el ejercicio de derechos de los usuarios y tenga una alta capacidad de reacción frente a brechas de seguridad”.

De la ubicación a datos de las llamadas: los datos que recopilan

“La mayoría de estos servicios son gratuitos, por lo que no es de extrañar que quieran algo a cambio, nuestros datos”, señala Sergio de Juan-Creix, abogado del despacho Croma y profesor-colaborador de la UOC. Destaca que todas las plataformas analizados recopilan información sobre el usuario como la ubicación, los datos de llamadas o los metadatos —en el caso de Zoom, por ejemplo, el nombre de la reunión, la fecha en la que está programada o la hora de incorporación y salida de los participantes—.

Facebook, que en los últimos años se ha visto envuelta en múltiples polémicas sobre sus políticas de privacidad, ha hecho hincapié en que no recopila ninguna información del audio y el vídeo de una videollamada a través de Messenger Rooms. Pero sí guardará cierta información, independientemente de si el usuario se une a través de una de sus aplicaciones o sin iniciar sesión en una cuenta. “Si la persona no tiene una cuenta de Facebook, recibimos algunos datos como su tipo de dispositivo y de navegador, información de uso de producto e información técnica”, se explica en un comunicado sobre privacidad del servicio. Todas las compañías aseguran recopilar los datos para proporcionar el servicio y mejorar la experiencia del producto.

El abogado subraya que parte de la responsabilidad recae en los participantes de las videollamadas, que pueden configurar los ajustes de privacidad de estos servicios: “La cuestión radica también en qué les dejamos hacer. Algunas son más intrusivas, pero el usuario tiene forma de limitar el uso de sus datos a los estrictamente necesarios para prestar el servicio. Otra cosa es que no lo hagamos, seamos permisivos o descuidados”.

Versiones gratuitas y de pago

Messenger Rooms es un servicio gratuito. Skype tiene una versión gratuita, pero ofrece múltiples planes de suscripción si se desea llamar al teléfono móvil o fijo de alguien en diferentes países. Por ejemplo, unos nueve euros al mes por 800 minutos de llamadas a India u ocho euros por minutos ilimitados a ocho destinos de Norteamérica. Microsoft Teams ofrece un plan gratuito y diferentes servicios de pago que van desde los cuatro euros a los 20 por usuario al mes.

Mientras que Hangouts es gratis, en el caso de Google Meet, los precios van de los cinco euros por usuario y mes hasta los 23 euros por usuario y mes. Esta cuantía corresponde a lo que valen diferentes paquetes de G Suite para empresas que, además de Meet, incorporan otros servicios como Gmail, el calendario Google o Drive para compañías.

Zoom tiene una versión básica gratuita destinada a usuarios particulares y tres paquetes de pago. Uno está pensado para equipos pequeños. Otro, para empresas pequeñas y medianas. Y el último, para compañías de gran tamaño. Los precios van desde los 14 a los 19 euros al mes por “anfitrión” —con este término, la compañía hace referencia a la persona que programa, comienza y controla las configuraciones de una reunión—. Cuanto más se paga, más usuarios pueden participar en videollamadas que pueden ser más largas y con funciones adicionales como almacenamiento ilimitado en la nube o soporte telefónico.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Lo más visto en...

Top 50