Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los nuevos cascos de realidad virtual Oculus Quest y Oculust Rift S

Los juegos para móviles exhiben su fortaleza tras la Game Developers Conference

Imagen promocional de Oculus Quest.
Imagen promocional de Oculus Quest.

Si este año el campanazo en el Game Developers Conference (GDC) lo ha dado Google con su plataforma de videojuegos en streaming Stadia, el otro triunfador ha sido Facebook con su nuevos cascos de realidad virtual Oculus Quest y Oculust Rift S. El primero es un casco independiente, sin cables ni necesidad de insertar el móvil para sumergirse en un mundo virtual y que estará disponible en unos meses. El Oculus Rift S es un casco para PC que presenta varias actualizaciones con respecto al modelo anterior, como un sensores de movimiento para las manos, unas lentes más potentes y mejor resolución. Sin embargo, estas mejorías también contribuyen a hacer del nuevo Rift un aparato más pesado y de aspecto más abigarrado que su antecesor.

Cada año en GDC cientos de desarrolladores indie se dan cita para presentar los mejores videojuegos no asociados a grandes empresas. La sección dedicada exclusivamente a este tipo de videojuegos se llama Indie Megabooth y aglutina a desarrolladores independientes que no cuentan con grandes prespuestos como por ejemplo, gigantes como PlayStation o Nintendo.

Como explica Kelly Wallick, desarrolladora y fundadora de Indie Megabooth, sin este tipo de desarrolladores no habría la explosión de juegos para móviles de la última década. “Los desarrolladores indie son esenciales para este industria y son los que traen mayor diversidad, porque al existir herramientas disponibles como Unity y UnReal, más gente puede acceder a la creación de videojuegos”, asegura Wallick durante el GDC. A mayor diversidad de desarrolladores, incluyendo mujeres y minorías, mayor número de historias y tramas que pueden interesar a un abanico más amplio de usuarios. “No todo el mundo quiere destrozar y ver vísceras en los videojuegos,” asegura Wallick.

Este año, el ganador del Festival Independiente de Juegos, dentro del GDC ha sido El retorno de Obra Dinn, un videojuego de aventura y misterio sobre un barco perdido en altamar.

Asistentes a la Game Developers Conference.
Asistentes a la Game Developers Conference. AFP

Por su parte, Tencent extiende su enorme brazo al motor de creación de videojuegos Unity, ofreciendo sus servicios de la nube para China. Esto significa que miles de desarrolladores de Unity podrán ahora adentrarse en el inmensamente lucrativo mercado chino. Por ahora, según anunció Unity esta semana, el primer videojuego que saldrá de esta asociación será Call of Duty para móviles.

El jugoso mercado de los juegos para móviles en China, abarcó en 2018 a más de 600 millones de personas y generó casi 38 mil millones de dólares, según la compañía de análisis de mercados de videojuegos Newzoo.

Este año unas treinta empresas chinas han acudido al GDC y se espera que el número no pare de crecer en las próximas convocatorias, sobre todo ahora que las autoridades chinas han abierto la mano al desarrollo de más videojuegos en su territorio, ante las enormes posibilidades económicas para el país.

Otra sección dedicada exclusivamente a los videojuegos para móviles, el Mobile Summit, ha dado el premio al mejor juego para móviles a Florence, un juego interactivo del estudio australiano Mountains. Cada año, aumenta el espacio dedicado a los desarrolladores de videojuegos móviles en esta conferencia y el avance de tecnologías como el 5G pronostican un crecimiento aún mayor para este mercado. Plataformas como Stadia van a potenciarlo aún más, gracias a que se podrá jugar cualquier título que esté disponible a través de Chrome, sin descargas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información