Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El teléfono de OnePlus crece a lo alto con el modelo 5T

El fabricante sigue el formato de pantallas alargadas para ganar superficie sin sacrificar el agarre

El modelo 5T del fabricante chino OnePlus
El modelo 5T del fabricante chino OnePlus

Si los teléfonos móviles tuvieran forma de cara, la del OnePlus 5T sería alargada, con la frente y la barbilla estrecha. El diseño del dispositivo de la compañía china copia, por pura necesidad, el contorno de rivales de gama alta fabricados por Samsung o LG. Hasta los fundadores de la marca admitían que tenían que hacer algo para darle una sensación más ligera a la vista y al cogerlo.

Es ese el estándar a seguir en el formato de pantallas. “Sabemos que llegamos tarde”, admite su fundador Carl Pei. Lograr la calidad ideal es complejo, por como interactúa con otros componentes. La compañía celebra en un mes su cuatro aniversario. El objetivo sigue siendo ofrecer un dispositivo que combine la apertura del sistema operativo Android con la experiencia pulida del iPhone.

OnePlus se ofrece sí como la opción asequible para un usuario que busca rendimiento del dispositivo pero sin necesidad de tener que pagar una fortuna. “Los teléfonos cuestan ahora más que nunca”, lamenta Pei, “y siguen subiendo por el coste de los componentes”. La compañía china elimina intermediarios para reducir el precio. Así consigue que el 5T básico con 64 gigas de memoria cueste 499 dólares, la mitad que el Galaxy Note 8 o el iPhone X.

El nuevo teléfono, con procesador Qualcomm Snapdragon 835, mejora el rendimiento de su cámara dual en condiciones de poca luz y para los retratos. El OnePlus 5T incorpora un sistema que llama Facetime para desbloquear la pantalla AMOLED con reconocimiento facial, aunque para las aplicaciones de pago es necesaria la función táctil, que pasa a la parte posterior. También mantiene la toma para los auriculares.

Pei admite que se confiaron demasiado al principio de esta aventura, lo que les llevó a distanciarse de su comunidad de fieles. El cofundador les vuelve a pedirles que crean en la marca, “hemos aprendido la lección de la humildad”. Las aportaciones que le llegan de sus usuarios más fieles la usan para mejorar los sistemas y sus programas, que utilizan una versión pura del Android.

El OxigenOS se centrar en los elementos esenciales del sistema operativo de Google para evitar duplicidades. “Mejorar no es añadir”, como señalan sus ingenieros, “sino centrarse en lo que funciona”. Al eliminar redundancias consigue que el dispositivo sea más intuitivo en su uso para el usuario, más limpio en la presentación, rápido en el rendimiento y eficiente en el uso de energía.