Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple investiga la batería del iPhone 8

Varios usuarios alertan de un defecto que hace que se deforme el móvil

Phil Schiller, directivo de Apple, durante la presentación de los nuevos iPhone.
Phil Schiller, directivo de Apple, durante la presentación de los nuevos iPhone. AP

Apple evita el alarmismo, pero reconoce que estudia la batería de su último modelo en el mercado, el iPhone 8. Tras varias imágenes en Twitter de su móvil con la batería hinchada o la de un usuario que recibió el teléfono el pasado jueves semiabierto por este mismo motivo, los de Cupertino han reconocido a The Verge y TechCrunch que están en ello. “Lo sabemos, ło estamos mirando”, fue la respuesta a ambos dos medios especializados.

La batería es uno de los componentes críticos en la fabricación del móvil. No solo por las exigencias de autonomía mayor por parte del consumidor, o por el coste de su fabricación, sino, sobre todo, por la peligrosidad de sus componentes si no están bien encapsulados y refrigerados.

Basta con recordar cómo hace un año Samsung retiró del mercado el Galaxy Note 7 tras un defecto de fabricación que podía hacerlo estallar. En el caso de Apple no hay ninguna prueba de que se pueda prender fuego, pero sí una deformación que afecta a la parte trasera del teléfono, que ahora es también de cristal.

Este nuevo modelo salió a la venta el 22 de septiembre en Estados Unidos. Es todavía muy pronto para saber el alcance de este defecto, pero no parece afectar a una mayoría de terminales.

Los analistas consideran que muchos compradores no han renovado los modelos anteriores para comprar el iPhone X, cuyas reservas comienzan el 27 de octubre y sale a la venta el 3 de noviembre. Esto podría dar a Apple margen para resolver el posible defecto sin tener la presión de una gran demanda en los modelos 8, que son los que hasta ahora han dado muestras de tener un error.

Más información