Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Line se va de compras fuera de Asia

A pesar de centrar su estrategia en la región oriental, la aplicación de mensajería con sede en Japón ha empezado a invertir en el mercado europeo y estadounidense

Entrada a las nuevas oficinas de Line en Taipéi. Ampliar foto
Entrada a las nuevas oficinas de Line en Taipéi.

Tras un espectacular estreno en Wall Street y Tokio el pasado julio –las acciones de la empresa subieron un 30% tan solo una hora después de ponerse a la venta-, Line ha empezado a invertir en diferentes fondos de capital riesgo en Europa y Estados Unidos. Junto al gigante tecnológico Naver, Line anunciaba a finales de septiembre una inversión de 100 millones de euros en la francesa Korelya Capital y una cantidad indeterminada en la estadounidense DAG Ventures.

La subsidiaria de la coreana Naver está abriendo nuevos caminos para monetizar las aplicaciones de mensajería instantánea

Estas inversiones “se deben a los fondos que Line tiene disponibles”, explica a EL PAÍS Brian Lee. El director de comunicaciones globales de la compañía añade que ahora mismo “la estrategia de la empresa pasa por los cuatro mercados principales de la aplicación en la región asiática –Japón, Taiwán, Indonesia y Tailandia-, pero también prestando atención a lo que pasa en Estados Unidos y Europa”. Con un beneficio de más de 1.000 millones de dólares el año pasado, la subsidiaria de la coreana Naver está abriendo nuevos caminos para monetizar las aplicaciones de mensajería instantánea.

Los 100 millones para Korelya Capital -50 de Line y 50 de Naver- irán destinados al K-Fund 1, un fondo que busca “promover por los menos un potencial ‘unicornio’-startups con una valuación de más de 1000 millones de dólares- europeo en los próximo años”, según una declaración de la compañía. La francesa adoptada en Corea Fleur Pellerin, hasta hace poco ministra del gobierno francés, es la nueva CEO del fondo de capital riesgo. En sus manos está encontrar ese ‘unicornio’ que le dé a Line la fama necesaria para entrar en Europa.

Con un 40% más de beneficios que en 2014, la empresa nipona pretende convertirse en un referente de las aplicaciones de mensajería en el continente asiático. La apertura de sus nuevas oficinas en Taipéi el pasado abril da cuenta de las aspiraciones de la empresa dirigida por Takeshi Idezawa. El CEO de la compañía ya apuntaba en abril algunos de los proyectos en los que está imbuida la aplicación: “ponemos juntos las comunicaciones, la publicidad y las emociones”, haciendo referencia al smart portal, una plataforma en la que tendrían cabida todos los servicios del gigante tecnológico japonés.

La apertura de sus nuevas oficinas en Taipéi el pasado Abril da cuenta de las aspiraciones de la empresa dirigida por Takeshi Idezawa

Según Brooking Institutions en 2030 el 64% de la clase media vivirá en Asia, 3000 millones de personas para los que Line quiere estar preparados: “en la próxima década vamos a ver un enorme crecimiento entre la clase media en la región asiática y ahí es donde muchas compañías multinacionales quieren estar. Jugamos donde se encuentran los peces”, señala Lee en las oficinas de la empresa en Taipéi.

A través de estas nuevas inversiones más allá del continente asiático, Line parece encarrilarse en el mismo camino global que otros gigantes tecnológicos tomaron ya hace años. Un movimiento que llega quizás un poco tarde; desde principios de 2015 el incremento de nuevos usuarios se ha ralentizado. La aplicación es hoy en día el séptimo servicio de mensajería instantánea con más usuarios mensuales activos en el mundo, 220 millones, muy por detrás de competidores como WhatsApp o Facebook Messenger.

Line parece encarrilarse en el mismo camino global que otros gigantes tecnológicos tomaron ya hace años

Line, como ya hiciera Facebook, también ha apostado por los bots para mejorar la experiencia de usuario. En estos momentos puede haber 6.000 y 7.000 creados por diferentes desarrolladores dentro de la aplicación. Este tipo de software, diseñado para simular una conversación con seres humanos, es una de las tendencias más actuales entre las aplicaciones de mensajería instantánea. Rinna, el chatbot de Microsoft, cuenta ya con cuatro millones y medio de seguidores en la plataforma nipona.

Con un modelo basado en publicidad (cuentas oficiales, anuncios), creación de contenidos (juegos, música) y nuevas formas de comunicación (stickers), la aplicación de mensajería instantánea está explorando nuevos caminos para monetizar sus productos. En 2014 la empresa montó un pequeño parque temático en Taiwán, dando a pie a posibles nuevos emplazamientos. Los personajes de Line, Line Friends, son un gran reclamo en Asia, incluyendo China, uno de los mercados en los que la aplicación apenas tiene margen de maniobra por las restrictivas normas del gigante asiático.

Los personajes de Line, Line Friends, son un gran reclamo en Asia, incluyendo China

De momento, a pesar de las inversiones en Europa y Estados Unidos, Line prefiere centrarse en la región asiática. “Queremos consolidar nuestra posición en Asia, un continente en el que ya estamos bien afianzados. No podemos competir en todas partes, eso sería ineficiente con nuestros limitados recursos”, apunta Lee. El director de comunicaciones globales de la compañía sin embargo no cierra ninguna puerta: “todavía tenemos la aspiración de ser globales, pero ahora mismo no es el momento”.

Más información