Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así suena la primera grabación musical generada por un ordenador

Científicos australianos han restaurado el dispositivo, desarrollado por Alan Turing

Alan Turing, el padre de la computación y de la inteligencia artificial, nos sigue sorprendiendo. El matemático que descifró el código Enigma que utilizaban los nazis en la Segunda Guerra Mundial, construyó un dispositivo con el que grabó una serie de sonidos, que quedó olvidado en el tiempo y se conservaba en mal estado. Era la primera vez que un ordenador podía producir música.

Un grupo de científicos de la Universidad de Canterbury (Australia) ha conseguido restaurar el disco 65 años más tarde y descubrir que las melodías eran God Save the King, Baa, Baa Black Sheep y el tema de Glenn Miller In the Mood. En la grabación, hecha por una unidad de la BBC en 1951 en Manchester, se puede oír cómo una joven comenta que la máquina “definitivamente no está de buen humor”, cuando suena In the Mood.

Era la primera vez que un ordenador podía producir música

Pero la idea de Turing no era producir música, sino emplear las diferentes notas musicales como notificaciones del propio ordenador. La máquina ejecutaba órdenes siguiendo un patrón, lo que para el oído humano se traducía en notas musicales.

Alan Turing contó con la ayuda de Christopher Strachey, profesor y pianista que estudió el primer manual del artefacto del matemático para comprender la idea y trasladarla a la música. Y eso hizo. A la mañana siguiente el ordenador era capaz de reproducir el Himno Nacional Británico.

Alan Turing es considerado el precursor de la informática actual. Todo un visionario en su campo, a día de hoy muchas de sus teorías siguen vigentes y aplicables a nuestros ordenadores. En la Universidad de Manchester participó en la creación del Manchester Mark 1, ejemplo de un ordenador moderno.

La idea de Turing no era producir música, sino emplear las diferentes notas como 'notificaciones' del ordenador

Una de sus muchas contribuciones fue el test de Turing, una prueba que determinaba la inteligencia de una máquina. El examen consistía en una conversación entre un ordenador y un ser humano. El éxito quedaba demostrado si la persona no sabía que había estado hablando con un ordenador.

Turing fue procesado y condenado por sodomía (era homosexual). Muchos años más tarde, en 2013, la reina Isabel II lo exoneró de los cargos por los que había sido juzgado.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información