Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El camión ‘ikea’ que se entrega desmontado

Gordon Murray, famoso diseñador de coches Fórmula Uno, presenta un vehículo 'plegable', destinado a países y regiones en desarrollo

Así queda el vehículo una vez montado GLOBAL VEHICLE TRUST

Gordon Murray diseñó en 1991 el muy cotizado y apreciado superdeportivo McLaren F1. Con su sofisticado diseño, su particular configuración de tres asientos con volante en el centro y unas prestaciones sobresalientes, el McLaren F1 es considerado un precursor de los mejores deportivos actuales. A lo largo de los últimos cuarenta años Gordon Murray también ha diseñado algunos míticos monoplazas de Fórmula Uno, coches que hicieron campeones del mundo a pilotos como Alain Prost, Nelson Piquet o Ayrton Senna.

Sin embargo, el último vehículo diseñado por Gordon Murray es completamente antagónico. Se llama OX y lo fabrica la compañía Global Vehicle Trust. Se trata de un pequeño camión que se entrega al cliente desmontado y en varios paquetes planos. Corre por cuenta del comprador montar y hacer funcionar el vehículo, como si se tratase de un mueble de Ikea.

Sirve como herramienta para la población mundial que no tiene acceso a un vehículo de motor

Esta fórmula es muy poco habitual en la industria de la automoción, al menos cuando se trata de entrega al cliente final. Sin embargo, supone para el comprador un notable ahorro en el coste de adquisición del camión. De hecho, al entregarse desmontado se considera una carga de piezas y no un vehículo completo, por lo cual en casi todo el mundo el camión OX está exento de los aranceles y de los impuestos relacionados directamente con la importación de vehículos extranjeros.

Este aspecto es clave porque el objetivo del camión OX es servir como herramienta para ese 80 por ciento de la población mundial que no tiene acceso a un vehículo de motor. Es decir, está destinado a países en desarrollo, especialmente en África y Asia. Comunidades con escasos recursos económicos pero con la necesidad de disponer de vehículos que les ayuden a desarrollarse y a comunicarse con regiones vecinas. "Su propósito es noble. Su pedigrí es exquisito. Y sus capacidades son extraordinarias", escriben en TopGear.

Otra ventaja es el ahorro de costes en el transporte. Lo normal es que en un contenedor estándar de 12 metros quepa un camión pequeño, dos a lo sumo. En el caso del camión diseñado por Gordon en cada contenedor de ese tamaño caben seis camiones desmontados y empaquetados. Una vez llegan a su destino un grupo de tres personas sin conocimientos avanzados de mecánica puede montar uno en apenas 12 horas.

El OX puede transportar dos toneladas de carga y recorrer 1.000 km 

Técnicamente se trata de un vehículo de configuración simple, inspirado en los antiguos Land Rover y en coches como el Renault 4 o el Citroën 2CV. Vehículos que motorizaron primero a la Europa de la posguerra y más tarde a buena parte de los países del continente africano gracias a su sencillez, fiabilidad y bajo coste. También por su capacidad para avanzar por terreno roto y por pistas sin asfaltar.

El OX, a pesar de su aspecto casi frágil, es capaz de transportar dos toneladas de carga, vadear aguas de hasta un metro de profundidad y recorrer 1.000 kilómetros con un depósito de combustible diésel. Igual que el McLaren F1 el OX tiene tres plazas y el volante está situado en el centro. Así no es necesario modificarlo si el destinatario conduce por la derecha o por la izquierda.

El McLaren F1 de Gordon, el deportivo del millón de dólares de producción limitada, estaba destinado al disfrute de unos pocos privilegiados económicamente. Con el camión plegable OX el diseñador aspira a lo contrario, a que su vehículo sea una ayuda para miles de personas con pocos recursos económicos y con muchas necesidades por cubrir. “Puede resultar difícil de creer", dice Gordon Murray, "pero de entre todos los vehículos que he diseñado este es el que más me enorgullece.” 

Más información