Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Hemos acabado con el estigma que tenía usar una ‘app’ para ligar”

El consejero delegado de la aplicación de citas más popular no pone límites al uso. La política y el comercio electrónico entran en sus planes. Estrenan Tinder Social

Tinder Ampliar foto
Sean Rad, fundador y consejero delegado de Tinder.

Sean Rad (Los Ángeles, 1986) es uno de los genios de moda. Hijo de inmigrantes persas, se crió cerca de Beverly Hills. En 2012 lanzó una aplicación que ha convertido el móvil en la mejor herramienta para ligar. El creador y consejero delegado de Tinder quiere que no solo se use para encontrar pareja. Ya funciona en 196 países. Cada día se concretan más de 26 millones de citas, aunque las opciones son muchas, muestran hasta 1.400 millones de citas potenciales cada día. Los usuarios son los que las hacen realidad o no arrastrando la foto del aspirante a izquierda, para rechazar, o derecha, para aceptar. Ese gesto es el famoso swipe (deslizar). En España se hace hasta 25 millones de veces cada día.

Rad llega al restaurante en el centro de Londres aturdido por el jet lag, pero con buen ánimo. Conversa con una sonrisa y no deja de enseñar su móvil. Cercano, deja que se tome su iPhone y se prueben las últimas novedades de Tinder con total confianza.

Pregunta. ¿Por qué Tinder Social?

Respuesta. Nos hemos dado cuenta de que se disfruta más en grupo. Se rompe el hielo, se socializa y se tienen experiencias más ricas. No es obligatorio participar. Cada miembro del evento puede aceptar o rechazar. Damos el poder a los usuarios. Ellos deciden si dan arrastran a la derecha (swipe right) para aceptar el plan y después pueden decir de manera individual si les gusta cada miembro. Lo que queremos es que hagan nuevos contactos, amistades y planes. Desde su nacimiento, Tinder ha propiciado más de 20.000 millones de conexiones.

P. ¿Qué actividades ofrecen?

R. Bastantes: karaoke, ir a la piscina, viaje en coche... Vamos a ir sumando más y, sobre todo, adaptándolo a cada lugar para que encaje con sus gustos. En España las actividades serán diferentes de las de Estados Unidos.

P. ¿Se pueden comunicar entre sí?

Solucionamos el problema social actual de la falta de tiempo”

R. Una vez que aceptan ser parte de la actividad, sí. Cuando termina el evento, el grupo caduca y desaparece. Mantener el vínculo depende de ellos, de lo que hayan vivido en el mundo real.

P. ¿Cómo definiría Tinder?

R. Es una aplicación para encontrar gente nueva y salir. Es socializar, ampliar el círculo. No solo es ligar, tiene muchas más posibilidades.

P. Arrastrar el pulgar a la izquierda o a la derecha para rechazar o aceptar se ha convertido en gesto popular, de uso común...

R. Ya es parte de la cultura popular. Para nosotros significa mucho, nos honra. Hemos quitado el estigma de usar una aplicación para encontrar pareja. Ahora es normal, porque es eficiente. Si usas Tinder ya no eres el raro.

P. ¿Ya no se va a ligar a los bares?

R. Sí, claro, pero se queda antes por Tinder. Sucede que el mundo ha cambiado. Ahora se pasan más horas en el trabajo, hay que ir de un sitio a otro, las agendas son más apretadas. Tinder soluciona ese problema social de falta de tiempo. Lo hace más sencillo y cercano.

Ayudamos a escoger candidato electoral porque queremos una audiencia activa”

P. En Estados Unidos es posible comprar una pizza a través de Tinder, ¿lo van a convertir en una tienda?

R. Hemos visto que resulta muy cómodo comprar una pizza con solo un gesto. A partir de ahí las puertas están abiertas. Tenemos una audiencia masiva y las acciones son sencillas. Estamos abiertos a añadir lo que sea bueno para nuestros usuarios.

P. También lo usaron para ayudar a escoger candidato electoral, ¿por qué?

R. Porque queremos que la audiencia sea activa y que tome decisiones. Tinder quiere resolver problemas.

P. Facebook ha creado varias aplicaciones a partir de la red social, como su mensajería. Es una moda que comienza a ser común, ¿vamos a ver un Tinder para cada cosa?

R. No, vamos a escalar Tinder. Vamos a ofrecer servicios adicionales, pero todo con la sencillez que nos caracteriza y en la misma aplicación.

P. Una de las críticas más frecuentes a su servicio es la seguridad, ¿qué recomienda a los usuarios para que estén seguros?

R. Tinder es más seguro que el mundo real, eso para empezar. Tú tienes el control de quién ver tu perfil, qué pones y qué compartes. También dices si te interesa alguien o no. Por supuesto, siempre hay personas con malas intenciones. Hay que tener cuidado, pero sobre todo sentido común. Quedar en un lugar público con más persona es muy recomendable. No dar el móvil o el correo, por ejemplo...

P. Ustedes ofrecen Tinder Plus, un servicio de pago con más de un millón de suscriptores, ¿por qué alguien pagaría por ello?

R. Porque consideran que aporta un valor. No tiene publicidad, pueden usarlo sin un límite de personas para elegir y si se arrepienten por rechazar a alguien tiene una nueva oportunidad.

P. Los SuperLikes son otra de sus novedades, ¿qué sentido tienen?

R. Nos ha sorprendido su aceptación. Sirven para decirle a alguien que te gusta de verdad, que tienes un interés real por contactar. Son limitados y los adicionales son de pago precisamente para eso, para que tengan valor. Si alguien recibe un superlike se le notifica.

Tinder es más seguro que el mundo real. Tú tienes el control”

P. El campo de las citas online está muy concurrido. Están Match.com,OkCupid… ¿qué piensa de ellas?

R. Cada vez hay más, pero pequeñas. Somos los únicos con escala global, con una propuesta interesante para todos. No limitarnos nos ha hecho mejores.

P. Hay una tendencia que da más poder de decisión a las mujeres, como Adopta un tío en España o Bumble en Estados Unidos, ¿Tinder no es para ellas?

R. Pensamos mucho en ser del agrado de las mujeres. En toda la audiencia, siempre es cosa de dos. En el futuro van a ver más cambios.

P. En cambio, fueron de los primeros en ser inclusivos con opciones LGTB...

R. Pensamos que todos somos iguales. Lo correcto es que todo el mundo tenga acceso al mismo espacio, Tinder, y una vez dentro definan qué buscan, qué quieren, qué les interesa...

P. ¿Cuál diría que es la temporada alta en Tinder?

R. Nadie quiere estar solo en San Valentín. Desde Año Nuevo hasta el 14 de febrero notamos un gran pico. Ahora, en verano, también. Compartir las vacaciones con alguien especial también es un incentivo para usarnos.

P. Llama la atención que Tinder esté en Los Angeles y no en Silicon Valley, ¿por qué?

R. Soy de allí. No creo que sea necesario irse a San Francisco para triunfar. Con la tecnología se puede hacer una gran compañía en cualquier sitio, Madrid, Londres… No importa donde estés.

P. ¿Cómo les va en el mundo latino?

R. Nos gusta pensar de manera global, no por países. Al fin y al cabo, las necesidades son comunes. Pero reconozco que tenemos dos países especiales. España, donde vemos que os encanta viajar, y son de los más activos de Europa. Y México, que está entre los cinco primeros en actividad mundial.

P. ¿Qué consideraría un éxito para Tinder?

R. Aportar conexiones que den valor, que marquen tu vida.