Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Realidad virtual e inteligencia artificial, las apuestas de Google I/O

La conferencia Google I/O cumple diez años con nueva sede y muchos frentes abiertos

Google IO 2016
Google I/O 2016:  Sede de Google en Mountain View. AP

Google I/O es una caja de sorpresas. Cada año, el gigante de Mountain View busca la sorpresa en su conferencia. Y es que hace mucho que Google dejó de ser solo un buscador. Primero fue el correo electrónico con Gmail, después el almacenamiento y las aplicaciones de ofimática con GDrive. Más tarde llegó el coqueteo con el hardware a la vez que crearon un sistema operativo para móviles, así nació Android. En los últimos años, han explorado nuevas vías. Tanto que se convirtieron en un conglomerado: en agosto, Alphabet cumplirá un año.

En I/O, cuya edición de este año arranca a las siete de la tarde (hora peninsular española), se mostraron por primera vez las gafas de cartón para realidad aumentada y las desaparecidas Google Glass, el coche sin conductor o fiascos como su apagada red social Google+.

A pocas horas del comienzo de la décima edición comienza la lluvia de vaticinios, indicios y quinielas. La primera pista tiene que ver con la localización. Todas las ediciones han sido siempre en el Moscone Center, en el centro de San Francisco, salvo la primera en su sede y la segunda en San José, al sur de Silicon Valley. ¿Por qué volver a casa cuando es incómodo desplazarse hasta un pueblo y corta el ritmo normal de trabajo? Seguramente porque vayan a enseñar algo que solo se pueda probar en un espacio cerrado. Todo apunta a experiencias relacionadas con sus coches, robots y, una de sus grandes promesas, Project Tango. Con este nombre clave se conoce a su sistema de posicionamiento en interiores. De la mano de Lenovo, la empresa a la que vendieron Motorola, han creado el equivalente a Google Maps, pero para poder moverse con facilidad dentro de un hotel, un gran centro comercial o una convención.

Todo apunta a experiencias relacionadas con sus coches, robots y, una de sus grandes promesas, Project Tango

Dentro del capítulo de hardware se espera un aparato, cuyo nombre podría ser “home”, que plante cara al Echo de Amazon. Es decir, un controlador del hogar, algo así como un robot de voz o un asistente virtual que diga si la carretera hasta el trabajo está congestionada, si hará falta llevar paraguas porque más tarde lloverá o que lea las noticias mientras se prepara el café de desayuno. Se trata de una aproximación a la inteligencia artificial pensando en el mercado de consumo.

La joya de la corona Android tendrá también su momento estelar. No solo se darán cifras de usuarios mundiales, una cantidad que en septiembre se cifraba en 1.400 millones de aparatos activados en todo el mundo, sino que presentarán Android N, una nueva versión de su sistema operativo. También en esta plataforma se espera renovación de las gafas de realidad virtual, un campo en el compite de tú a tú con el vecino de Menlo Park, a pocas millas al norte, Facebook. Mientras que Google apostó por una versión de muy bajo coste con las gafas de cartón, Facebook compró Oculus cuyo modelo más modesto implica un gasto de al menos 500 euros. Se espera que Google muestre una versión más avanzada de su idea, una combinación entre más interactividad sin elevar demasiado el coste.

A las 10 de la mañana, hora de San Francisco, en el auditorio principal de su campus tomará la palabra Sundar Pichai, reciente consejero delegado y uno de los directivos más queridos de Silicon Valley por su trayectoria.

Junto a la acreditación se entregó a los periodistas un paquete de complementos propios de los festivales de música: camiseta, gafas de sol, dos sobrecitos de protector solar y una botella rellenable.

Más información