Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
I/O 2015

¿Contra quién dispara Google?

Ninguna de las novedades que ha presentado esta semana el buscador es fortuita. La finanalidad es mantener su hegemonía en la nueva era de la nube

Asistentes de la conferencia de Google probando las gafas de realidad virtual de bajo coste Cardboard.
Asistentes de la conferencia de Google probando las gafas de realidad virtual de bajo coste Cardboard. Bloomberg

Rara vez Google vuelve la vista atrás. Sundar Pichai, maestro de ceremonias, lo hizo en la apertura de Google I/O, la conferencia anual de los desarrolladores de la compañía, que se ha celebrado esta semana en San Francisco. El máximo responsable de movilidad en Google recordó la finalidad de la empresa: “Organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil”. Sonó extraño, pero fue una auténtica declaración de intenciones. Google vuelve a los orígenes, quiere poner orden, pero adaptado a los nuevos tiempos.

Los de Mountain View abren una nueva era, la era del contexto, centrada en la información generada por dispositivos móviles y sensores de bajo coste que procesan datos y reconocen patrones. A partir de ahí surge todo un mundo de posibilidad. La ropa conectada de Project Jacquard, una sorpresa en la recta final de la conferencia, no es ninguna broma, es una demostración de lo que pretenden: crear un mundo en que todos los aparatos tengan conexión entre sí. Todos y cada uno de los movimientos anunciados busca mantener su posición de privilegio como amo y señor de Internet.

Now on Tap: Una confrontación directa a Siri, el asistente de voz de Apple, que esconde un alarde de inteligencia artificial. Hace dos años Google contrarrestó con Now, las búsquedas predictivas en el móvil. La nueva versión, con el apellido ‘On tap’ es una integración mucho más profunda, permite buscar dentro de las aplicaciones y sugerir otros usos. Un ejemplo podría darse cuando un amigo indique que se ha quedado a cenar en un restaurante dentro de dos días, a las 9:30. Google ofrecerá la ruta para llegar al lugar y añadirá en la agenda la cita tras obtener permiso para ello. Pretende ser más sencillo, más lógico, e invitar a que se use más el reconocimiento de voz, que el dueño del móvil hable con él, le pida búsquedas y acciones concretas dentro de aplicación. Es su proyecto más ambicioso: Android está en el 80% de los móviles. Wear, su versión para vestir, de momento solo en relojes, roza el millón de unidades.

Google quiere crear un mundo en que todos los aparatos tengan conexión entre sí

Google Fotos: Un golpe fuerte al recién remozado Flickr, que quiere guardar todo, y una demostración de lo mismo que pretenden en con Now on Tap, comprender e interpretar el contexto. No solo quieren almacenar todas las imágenes, las buenas, las malas y las regulares, sino también dar con la que se está buscando sin perder tiempo rastreando archivos. Es la aplicación más ambiciosa en años, tanto como lo fue Gmail en su momento. Ordena y reconoce objetos, lugares y personas.

Brillo: El Internet de las Cosas, un mundo de objetos interconectados crece con rapidez. Se estima que en todo el mundo hay 16.000 millones de aparatos conectados a la Red, cifra que llegará a 40.000 millones en 2020. Qualcomm, el fabricante de chips líder en móviles, se ha volcado con ello. Amazon también ha dado sus primeros pasos con un botón para hacer encargos o un altavoz que escucha las peticiones a la tienda. Ninguno de los dos ha dado con un estándar. Google ha creado Brillo para entrar en lavavajillas, neveras, puertas… La intención final es convertirse en el sistema operativo sobre el que pivoten todos los objetos. Nest, con un termostato y una alarma de incendios, es solo el comienzo. Se presentan como la opción más fiable en este campo.

Sin ‘gadgets’

No hubo un solo guiño al hardware. Se esperaba una nueva edición Nexus, los modelos de móvil y tableta icónicos, aquellos que tienen Android ‘puro’, sin añadidos del fabricante. Tampoco presentaron relojes, se limitaron a exponer las propuestas que ofrecen diversas firmas, sin más. Mucho menos, Google Glass. Se sabe que trabajan en un modelo más refinado, pero no hubo noticias.

El botón para comprar: A Google se le acusaba de copar el mercado de búsquedas en el móvil pero ser incapaz de rentabilizarlo. Han tardado, pero tienen un plan. Pichai ya dejó claro que mostrar un listado de direcciones tiene sentido en el escritorio, de ahí que el modelo de negocio se basase en los anuncios por palabras. En el móvil se espera una alta tasa de acierto, priman la inmediatez y lo exige la limitación de una pantalla de menor tamaño. ¿Cómo lo han solucionado? Pronto aparecerá un botón para comprar el producto que se ha comprado, directamente, del buscador a la zona de pagos, sin pasar por la tienda. Hará daño a Paypal, que era el intermediario habitual, y a Amazon, la gran tienda en la Red, cuyo sistema de compra con un solo clic comienza a parecer viejo. El sistema de Bezos requiere pasar por su web, el de Google se lo salta. Dentro del capítulo de transacciones hay que citar Android Pay, su respuesta a Apple Pay. Es casi un clon, pero tiene una base de usuarios tan amplia que puede ser líder en el mercado en pocos meses.

Jump: Extraño nombre para la apuesta más ambiciosa por el contenido por parte de Google en mucho tiempo, hacer que se pueda visitar cualquier lugar en primera persona. El proyecto surgió gracias a una de sus iniciativas más conocidas, dejar a los ingenieros que desarrollen proyectos propios durante el 20% de su tiempo. Crearon unas gafas de realidad virtual de bajo coste. De bajísimo coste, basta con tener un cartón y troquelarlo siguiendo unos pasos. Después se introduce el móvil y a disfrutar de aventuras virtuales. Durante I/O presentaron una ingeniosa fórmula para grabar contenido en este formato: una base para colocar 16 cámaras GoPro, con quien han llegado a un acuerdo de colaboración, y grabar vídeo inmersivo. Google se encarga de unirlo y publicarlo. Los resultados se podrán ver en YouTube a mediados de verano. La propuesta será de gran interés para centros educativos -a los que se han comprometido en mandar las gafas gratis-, medios, creadores e instituciones culturales. Permite visitar ciudades, caminos o museos sin moverse del sofá o abandonar el aula. Todo un bofetón para el proyecto Morpheus de Sony y las gafas Oculus que promueve Facebook. Ambos modelos rozan los 300 euros y exigen gran potencia. Google quiere democratizar la experiencia del consumo de contenido, aunque en un primer momento, se sacrifique la alta definición.

Módulo con 16 cámaras GoPro para grabar realidad virtual.
Módulo con 16 cámaras GoPro para grabar realidad virtual. Bloomberg

Internet lento: Mientras que Facebook impulsa Internet.org en países en vías de desarrollo, ya sea con acuerdos con operadoras o sus propios satélites, los de Mountain View intentan sacar todo el partido a la situación con tres novedades relevantes, el uso sin conexión de Google Maps -se almacena en el teléfono-, YouTube y pestañas en Chrome. Quieren que se use el móvil cuando hay wifi y se consuma el contenido después, pero siempre con el móvil cerca. Loon, su proyecto de globos aerostáticos para dar conexión, sigue adelante. Han cerrado un acuerdo con Telefónica.

La batalla por los usuarios de África, América Latina y gran parte de Asia se está fraguando hoy. Tanto Google como Facebook siembran con la vista puesta en convertirlos en clientes dentro de cinco años.

Más información