Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al trabajo, en monopatín

Vehículos unipersonales como bicicletas portables, monopatines y monociclos eléctricos renancen en un mercado impulsado por la capacidad de las nuevas baterías

Prototipo de 'Mini Citysurfer', un monopatín eléctrico de BMW. Ampliar foto
Prototipo de 'Mini Citysurfer', un monopatín eléctrico de BMW. mini/bmw

El Segway apareció en 2001 con un objetivo sumamente ambicioso: cambiar el mundo. Pero en estos 13 años ni este ni ningún otro vehículo similar han logrado ser demasiado popular. Aunque se ha extendido su uso turístico, basta con salir a la calle para comprobar que los transportes personales no se emplean para el desplazamiento diario. De hecho, la empresa Segway fue comprada por su competidora Ninebot debido a sus escasas ventas.

A pesar de ello, varias empresas tozudas insisten en lanzar soluciones de transporte personal eléctrico inspiradas en el Segway, aunque también monopatines, bicicletas portables y monociclos que funcionan con electricidad. Están pensados para una única persona y, aunque resulten relativamente lentos, pueden competir con el coche o la moto en la ciudad, sobre todo en trayectos cortos. Frente a la bicicleta, se pueden utilizar en recintos cerrados de grandes dimensiones, como pabellones feriales, y en zonas destinadas al tráfico de peatones.

El monociclo 'Ninebot One' puede cargar 120 kilos y subir pendientes de hasta 20 grados, según su fabricante. ampliar foto
El monociclo 'Ninebot One' puede cargar 120 kilos y subir pendientes de hasta 20 grados, según su fabricante. personal transporter

Job Tomás dirige Personal Transporter, la empresa que comercializa en España los productos de Ninebot. Da, por correo electrónico, estas claves para comprender por qué no se han popularizado los sistemas de transporte personal: “Su precio ha venido siendo un condicionante clave hasta ahora, al igual que su autonomía, que va intrínsecamente relacionada con la capacidad de sus baterías". Precisamente esa "será la próxima revolución que viviremos en esta década, disponiendo de largas horas de energía sin depender de un enchufe", asegura el experto.

De hecho, la batería suponía uno de los grandes problemas de estos vehículos desde su comienzo. Los segways sufrieron un estreno accidentado por ese componente. En 2003 la compañía retiró muchas unidades aquejadas por un problema de inestabilidad: el conductor podía caerse cuando la batería estaba a punto de agotarse.

La capacidad de las nuevas baterías y la autonomía están detrás del renacimiento del vehículo unipersonal eléctrico

Las baterías se convertirán en "sistemas de alimentación inteligente de larga duración que, además permitirán incrementar su carga cuando frenamos o bajamos una pendiente", afirma Tomás. 

Ya hay algunas señales que indican que estos vehículos pueden empezar a verse con más frecuencia por las calles. Los monociclos eléctricos de Ninebot, por ejemplo, cuentan con varias ventajas para lograrlo. La principal, su precio: su precio ronda los 700 euros. A pesar de su pequeño tamaño y peso —50 centímetros de ancho y 13,8 kilos—, el fabricante del Ninebot One asegura que puede soportar una carga de 120 kilos, subir pendientes de hasta 20 grados, lograr una autonomía de hasta 30 kilómetros y alcanza una velocidad máxima de entre 17 y 20 kilómetros por hora. Además, se carga en solo dos horas y media.

Estos monociclos presentan, no obstante, un inconveniente. Hay que dedicarles tiempo para que aprendamos a circular con ellos. Según Job Tomás, basta un día para conocer la naturaleza de funcionamiento, pero se necesitan cinco para manejarlo con soltura. "Para el aprendizaje del Ninebot One es aconsejable estar acompañado de un monitor que nos guíe en todo momento y nos anime a no abandonar. Mucho más sencillo resulta sar el Ninebot estándar, que se asemeja bastante a los vehículos de Segway. Tomás asegura que en unos tres minutos "podemos conducirlo".

El 'Citysurfer' es la apuesta de BMW en vehículos unipersonales eléctricos. bmw-mini

Los monopatines eléctricos también buscan su sitio en el transporte autónomo por ciudad. BMW presentó hace unos meses un concepto de monopatín plegable, que se podría llevar en el maletero del coche o en vagones de tren y metro, para evitar las aglomeraciones de tráfico. El Cybersurfer sería capaz de moverse por zonas no accesibles para vehículos motorizados a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora con una autonomía de entre 15 y 25 kilómetros.

Aunque relativamente lentos, pueden competir con el coche o la moto en la ciudad en trayectos cortos

Al auge de las bicicletas eléctricas se suman las plegables. La bicicleta eléctrica plegable JIVR está gozando de cierto éxito en la web de mecenazgo Kickstarter. Pesa menos de 15 kilos, su batería se carga en una hora y media y es compatible con el sistema iBeacons, por lo que puede interactuar con móviles, ordenadores y otros dispositivos. La empresa promotora, de hecho, invita a los desarrolladores a que exploren las posibilidades que brinda su conectividad. Su precio roza los 1.700 euros y para el proyecto se han recaudado ya más de 175.000.

No es posible saber con certeza si en los próximos años los sistemas de movilidad personal lograrán conquistar a un público más amplio, pero su evolución parece estar asegurada. Hay que tener en cuenta el sector de las personas con movilidad reducida, que gracias a ellas verán mejorar su autonomía y calidad de vida. Ya en 2009 el MIT informaba de los beneficios que podía tener una silla de transporte autónomo para el desarrollo de niños con discapacidades físicas.