Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

iFridge, el frigorífico interactivo

Las acciones de los usuarios, sus registros y respuestas se almacenan y procesan

“Un panel táctil de 46 pulgadas tiene posibilidades ilimitadas”, expone Fernando Rodríguez (Madrid, 1973), inventor de Interactive Fridge, un refrigerador conectado a Internet con diferentes programas. No se trata de un sustituto de la nevera de casa, pero sí de un soporte que puede aportar información o servir para promociones publicitarias.

“En algunos casos suple a las azafatas, en otros, puede servir para mostrar noticias, tuitear o presentar ofertas personalizadas con códigos QR”, explica el ingeniero cuya patente registró en agosto. “Es la única nevera táctil con LEDs (diodos de luz) que permite ver el interior y el contenido a la vez”, insiste.

Su intención es venderlas a grandes superficies y marcas para sus promociones o eventos concretos. “También pueden tener aplicaciones educativas o pensadas en el bienestar, todo depende de los programas. Lo más interesante es, por ejemplo, poner promociones de bebidas de deportistas por la mañana, pero de cerveza a partir del jueves”, explica.

Una de las virtudes escondidas del artilugio es la capacidad para analizar datos. Las acciones de los clientes, registros y respuestas se almacenan y procesan.

La parte técnica se completa con conexión wifi (o 3G), altavoces, una webcam con definición de 1080p. Esto último es clave para poder usar la aplicación de Twitter que viene integrada y jugar a enviar tuits desde el mismo lugar. Rodríguez piensa en, por ejemplo, compartir imágenes probando un producto. Aunque funciona con una adaptación de Windows 8, el procesador y la memoria se pueden adaptar a las necesidad del cliente.

La localización es un impedimento para el desarrollo de la empresa. Rodríguez está en Gran Canaria desde hace 20 años. “No solo porque el precio final depende de los diferentes regímenes impositivos de la península y las islas, sino también de la fabricación”, explica. En sus cálculos entra fabricar en uno u otro lugar dependiendo de la entidad de los pedidos, pero descarta transportar las unidades.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >