Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas alerta de la falsa gratuidad de los juegos para móviles

La Comisión Europea pretende que los títulos anunciados como gratuitos no incluyan luego compras

La UE pone el foco sobre el coste real de algunas aplicaciones móviles, especialmente de los juegos. La Comisión Europea se reune hoy y mañana con los dos principales propietarios de tiendas de aplicaciones para dispositivos móviles —Google y Apple— y con las autoridades de consumo de siete países europeos para alcanzar un acuerdo que permita acabar con el abuso que, a su juicio, sufren los usuarios. Según cálculos comunitarios, el 50% de los juegos anunciados como gratuitos acaban redundando en posteriores costes. El Ejecutivo europeo espera obtener de la reunión respuestas “muy concretas” de los representantes de la industria de las aplicaciones.

La Comisión Europea ha pedido a Google y a Apple que elabore una serie de normas que protejan a los usuarios de este tipo de aplicaciones, con especial atención en el público infantil, que deberán ser aprobadas posteriormente por la UE y por los departamentos de consumo de Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Lituania, Luxemburgo y Reino Unido.

Las autoridades nacionales centran sus exigencias en cuatro ámbitos: que los juegos anunciados como gratuitos no conlleven costes ulteriores para el usuario; que no fomenten la compra de elementos propios del juego —como créditos o desbloqueo de personajes— por parte de los más pequeños; que el usuario sea informado de cualquier cargo que haga la aplicación, evitando así costes automáticos, y que el desarrollador de la aplicación ponga a disposición del usuario una dirección de correo electrónico a la que pueda remitir sus reclamaciones.

En particular, las autoridades comunitarias y los departamentos nacionales de consumo pretenden erradicar el uso del término “gratuito” que, a su juicio, se presta a equívoco. “Solo debería estar permitido en aquellos que no tienen ningún coste asociado, no solo en el momento de la compra sino también en posteriores fases del juego”, subraya el texto con el que la UE acude a la reunión. Un estudio de Bitkom, la patronal alemana del sector de las telecomunicaciones, apunta que las compras hechas dentro de las aplicaciones (in-app) se doblaron en 2012 y 2013, hasta alcanzar los 240 millones de euros. El informe también añade que un millón de los usuarios germanos tienen entre 10 y 19 años.

“Engañar a los consumidores es un modelo de negocio claramente equivocado y va contra el espíritu de las normas comunitarias”, ha señalado en un comunicado la vicepresidenta y comisaria europea de Justicia, Viviane Reding. El responsable de Consumo de la UE, Neven Mimica, ha advertido del riesgo que estas prácticas puede suponer para el “muy prometedor” mercado de las aplicaciones móviles.

La industria de los juegos on-line y las aplicaciones móviles está en plena expansión en Europa. Según estimaciones de la UE, el conjunto de los consumidores británicos, alemanes, franceses, italianos, holandeses, belgas y españoles gastaron 16.500 millones de euros en juegos en línea en el año 2011 (el último del que se disponen datos).