Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANÁLISIS

Ascensión y caída en cinco años

En 2008 valía 80.000 millones de dólares, ahora 4.300

De 80.000 millones de dólares a 4.300; del 70% del mercado al 5% en Estados Unidos (el 2,9% en  el mundo). Entre esas cifras solo hay cinco años de distancia. Es el auge y la caída de Blackberry, un teléfono cuyo nombre hace solo cinco años era sinónimo de smartphone.

Al igual que en el caso Nokia, Blackberry (hasta hace ocho meses RIM) es una víctima de la voracidad de Apple y Android. Dos estrategias muy diferentes, pero igual de efectivas: sistema cerrado y exclusivo, el de Apple; sistema abierto a todos los fabricantes y gratis, el de Google. Entre esas dos tácticas bien definidas, ni Nokia ni Blackberry tenían mucho mejor que ofrecer.

Si con Nokia no había duda que sus móviles ofrecían la mejor cámara, incluso el mejor aparato, en el caso de Blackberry la estrella era su teclado y su sistema propio de correo instantáneo en tiempos en que activar este servicio era lento a través de Internet. Su propia plataforma de servidores le aseguraba un servicio perfecto, aunque fallara Internet (salvo que fallara RIM, como ocurrió en verano de 2011). Pero, el correo dejó de ser engorroso, la conexión a internet se universalizó y sobre todo la mensajería instantánea de aplicaciones como WhatsApp quitaron razones para tener una Blackberry. Las empresas, principal cliente, dejaron de confiar en este aparato que, a pesar de mantener el atractivo de su teclado, tenía una pantalla ridícula, una cámara de fotos muy deficiente y, sobre todo, una escasez de aplicaciones en un momento en que el consumidor quería cuantas más mejor.

Solo hace dos años, Blackberry era líder absoluto en España con el 23% del mercado y un crecimiento interanual del 192%.Hasta ese junio de 2011, el iPhone (con cuatro años de vida) no consiguió superar en ventas a la Blackberry en estados Unidos.

Pero España era un caso muy particular, un caso único en el mundo con la mayoría de sus abonados menores de 34 años, y un 30% menos de 24 años; es decir, que el futuro parecía prometedor. En los colegios, la Blackberry era tan fundamental como el bolígrafo; sin embargo, esos chavales cuando llegaban a la universidad cambiaban la Blackberry por un iPhone. Lo que vieron los chicos parece que no lo intuyeron los responsables de la compañía.

Posteriormente, una avería mundial de su plataforma (octubre, 2011) -es decir, los únicos que no recibían correos eran los abonados de Blackberry-, un retraso del nuevo sistema operativo, el fracaso con sus tabletas Playbook, el retraso en nombrar una nueva dirección y el escaso éxito de los nuevos smartphones (incluso uno sin su clásico teclado) han acabado con Blackberry como icono de la vanguardia tecnológica, solo diez años después de que naciera la primera Blackberry.