Japón: colas para recibir al 5S

La operadora NTT Docomo impulsa la venta de los móviles de Apple en Japón

La posición dominante de una operadora había frenado la conquista de Japón por parte de Apple. Los iPhone 5S y 5C son ofrecidos por primera vez a los abonados de NTT Docomo en un catálogo dominado por dos teléfonos, el Xperia Z de la marca local Sony y el Galaxy S4, de la coreana Samsung. Apple confía en la importancia del mercado japonés, y también del chino, para que sus ventas sigan creciendo a ritmos del 20%.

Mariano Pérez, español profesor de universidad y corresponsal de Meristation en Tokyo, considera que este acuerdo va a significar el verdadero despegue de Apple en Japón. Hasta ahora el móvil de Apple se vendía con Softbank, la segunda operadora. “Funciona muy bien en las grandes urbes, pero no tanto cuando se va de un lado a otro, a la montaña, que les encanta aquí. Además, los japoneses son perezosos a la hora de cambiar de compañía”, matiza. “Lo hacen por un móvil que les guste, pero poco a poco; no son de oleadas”.

Un día antes, la cola ante la tienda de Apple en el barrio de Shibuya superaba el centenar de personas. Aguantaban la espera con sillas, libros y mantas. Abundaban los grupos, pero también las parejas y hasta personas solitarias.

Atsui Indue y su esposa, que se limita a sonreir y mirar al suelo, y que no quiere dar su nombre, son los primeros de la lista. Han venido desde Kanagawa para hacerse con el iPhone 5S. El teléfono es para él. Lo quiere en plata. Han llegado a las cinco y no se volverá a casa sin él. En su móvil actual sigue con la versión 6 del sistema operativo. “Para un día no me merecía la pena cambiar”, aclara.

Ninguno de la veintena de compradores consultados tiene intención de comprar el modelo más modesto y colorido, el iPhone 5C

Los últimos de la cola, sentados descalzos, son un grupo de cuatro chavales. Suzuki Hirochika, Omori Tomoyuki, Kashima Chihiro y Masuda Tomoko. Todos estudiantes de informática de 22 años. Se permiten trasnochar porque las clases comienzan la próxima semana, aunque no es así exactamente, confiesan los amigos. “Suzuki tiene todo de Apple, lo colecciona”, cuenta Masuda, que es la única del grupo sin iPhone. “Dejaré mi Xperia Arc S”. Los cuatro quieren el modelo superior, el S. Al igual que el matrimonio, no se han actualizado a iOS7. En su opinión, el teléfono de Apple no es diferente solo por el hardware. “La interfaz del usuario es inmejorable, limpia y sencilla”, insiste Kashima.

Ninguno de la veintena de compradores consultados tiene intención de comprar el modelo más modesto y colorido, el iPhone 5C. Por primera vez Apple pone a la venta dos modelos de móviles al tiempo. El comportamiento del consumidor, incluso del más fiel, va a ser muy revelador para la compañía de cara a la estrategia futura de nuevos productos. De momento, parece que en el barrio de Shibuya, jóvenes y no tanto se inclinan por el S, con sus colores serios, frente a los llamativos del C. 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS