Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cámaras de Nokia y de HTC, tan buenas como la del iPhone 5S

Lo más espectacular son las ráfagas de 10 fotos por segundo y grabar 120 imágenes por segundo

Las cámaras de Nokia y de HTC, tan buenas como la del iPhone 5S
REUTERS

Apple presentó ayer los nuevos iPhone. Existía cierta expectación sobre cómo reforzaría la cámara en el 5S, el nuevo modelo insignia de la firma. Sobre todo porque la competencia ha estado innovando bastante en los últimos meses en ese apartado. Las cámaras de algunos teléfonos fabricados por Nokia, HTC, Sony o Samsung han incorporado importantes mejoras. En el nuevo iPhone 5S, Apple opta en ese terreno por una fórmula que no parece muy espectacular, pero si bastante efectiva. Al menos sobre el papel.

Desde la llegada de las primeras cámaras digitales las firmas del sector han optado por engordar cada vez más su resolución. Dotándolas de más y más megapíxeles. Una característica que nos venden con argumentos que tienen que ver más con la publicidad que con la realidad. Aunque muchos piensan que mayor resolución equivale a más calidad de imagen, eso es un mito. Con más megapíxeles sólo obtenemos imágenes de mayor tamaño, pero no imágenes con mayor riqueza de matices. Para eso lo verdaderamente importante es la relación entre megapíxeles y el tamaño del sensor de imagen de la cámara, que es el componente encargado de captar las fotos y vídeos. Suena complicado, pero en realidad es sencillo de entender.

Si tenemos dos cámaras, o dos móviles, con un sensor del mismo tamaño, en el 95% de los casos obtendremos mayor calidad de imagen con el que menos megapíxeles tiene. Eso se debe a que estos componentes tienen su superficie dividida en una serie de paneles que recogen la luz de una escena para convertirla en píxeles. Cuanto mayor es cada uno de esos paneles con más precisión captan los detalles de la imagen. La única gran excepción a esa regla es la sofisticada tecnología de sobremuestreo de píxeles que Nokia usa en sus teléfonos 808 y Lumia 1020.

En Apple han optado por ampliar en el iPhone 5S un 15% el tamaño que tenía el sensor de imagen del iPhone 5. Por lo que la superficie dedicada a captar la luz según la firma de Cupertino es ahora de 1,5 micrometros. ¿Qué significa eso? Pues que esa cifra supera, o iguala, a muchos móviles cuya cámara es su principal característica. Como por ejemplo el Samsung Galaxy S4 Zoom (16 megapíxeles), el Nokia Lumia 928 (8,7 megapíxeles) o el Sony Xperia Z1 (20,7 megapíxeles). Para ello ha sido fundamental que en Apple hayan decidido mantener la resolución de 8 megapíxeles de la anterior generación del iPhone. Una decisión que supone nadar a contracorriente.

Se trata de una estrategia muy similar a la de HTC con su modelo One. Ese móvil incorpora un sensor con un tamaño muy similar al del nuevo iPhone 5S, pero una resolución de sólo 4 megapíxeles. Debido a eso el One cuenta con la cámara con la mayor superficie dedicada a captar la luz de cada píxel que hay en el mercado: 2 micrometros. Algo que se nota sobre todo cuando hacemos fotos en entornos poco iluminados. El problema de limitar la resolución tanto como ha hecho HTC en su modelo One es que no podemos obtener copias en papel en gran tamaño de las fotos. Algo que si es posible con los 8 megapíxeles del iPhone 5S. Aunque en estos tiempos en los que muchas fotos terminan en Instagram eso parece tener poca importancia para algunos.

Lo que si se echa en falta en el nuevo iPhone 5S es un estabilizador de imagen óptico. Una prestación que evita que las imágenes salgan borrosas cuando hay poca luz y que está disponible en varios Nokia Lumia y en el HTC One. Apple en su lugar ha incorporado un estabilizador de imagen digital, una tecnología mucho menos efectiva. Aunque es cierto que también ha mejorado tímidamente la luminosidad de su objetivo, que pasa de tener una abertura máxima diafragma de f/2,4 a f/2,2.

Mejores noticias tenemos en la velocidad con la que es capaz de captar fotos y vídeos el nuevo teléfono. Resulta bastante espectacular que logre ráfagas de 10 fotos por segundo o que permita captar 120 imágenes por segundo al grabar vídeo (aunque no en el modo de mayor definición). Lo que permite que podamos verlas a cámara lenta a un cuarto de su velocidad real. Lo que habrá que comprobar en la práctica es la efectividad del doble flash estroboscópico de tipo led, pues aunque promete mejorar la fidelidad del color seguramente su alcance estará lejos de los tipo xenon. Una tecnología que incorpora el Nokia Lumia 1020 y la inmensa mayoría de cámaras de fotos.

En definitiva, Apple parece que logra salvar la cara en el apartado fotográfico en su nuevo iPhone 5S. Pero ya no se atreve a asegurar que su cámara sea la mejor de un teléfono móvil, como hizo cuando lanzó el iPhone 4. Hoy las cámaras de móviles como el Lumia 1020 o el HTC One harían muy difícil sostener esa afirmación.