Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra del retoque fotográfico

Retirado de Tumblr y Twitter, Facebook pretende un Instagram exclusivo mientras Google regala a todos Snapseed. Twitter incorpora el editor Aviary

Ejemplo de retoque con la aplicación Snapseed.
Ejemplo de retoque con la aplicación Snapseed. EL PAÍS

A la guerra del mapa le ha sucedido la del retoque. Instagram, la aplicación de filtros fotográficos por excelencia, nacida para los iPhone, ya no funciona en estos móviles, a no ser que se pertenezca a Facebook. Desde que la red social la compró por mil millones, trata de sacarle partido a una inversión que siempre pareció exagerada. Hace una semana Instagram ha desaparecido para los abonados a Twitter, y unas semanas antes también de los blogs de Tumblr.

El gusto por el retoque no es nuevo, solo ha cambiado de aparato. Flickr, el servicio de imágenes propiedad de Yahoo!, contaba con la posibilidad de dar cortes, añadir marcos o pegatinas, así como jugar con los tonos y el contraste de Picnik. Google compró Picnik y lo integró en Picasa, la competencia de Flickr. Hasta hace unos años, la batalla del retoque se jugaba en el ordenador. Ahora llega a móviles y tabletas.

Según el parecer de los contendientes, el retoque fotográfico puede ser un anzuelo para enganchar más tiempo al internauta, incluso motivo suficiente para cambiarse de red social.

Twitter se ha quedado sin Instagram, pero no parado. EL lunes, día 10, incorporó una aplicación de filtros. Algunas imágenes modificadas que se le ha escapado al cofundador Jack Dorsey lo anunciaban días  antes. En principio, el nuevo sistema de filtros de Twitter es bastante pobre, con apenas nueve recursos, comparados con los de la competencia. La aplicación no es propia sino que la proporciona Aviary, una empresa neoyorquina veterana en los retoques digitales, pues también da servicio a Flickr entre otros muchos sitios. Aviary, entre cuyos accionistas se encuentran Jeff Bezos (Amazon) y Reid Hoffman (Linkedin), es mucho más completo que lo que de momento ha contratado Twitter, y que explica en su blog. Más parece una reacción inmediata a la eliminación de Instagram de su plataforma que un plan definitivo para llenar el hueco dejado por Instagram.

La guerra del retoque fotográfico

La tendencia hacia la exclusividad de Instagram, líder en el retoque, coincide con el movimiento estratégico de Google, al regalar Snapseed cuando antes era de pago. La jugada es que cada vez que se aplique también se estará conectado a la red social Google+, ávida de usuarios, sobre todo activos.

La guerra es consecuencia de la lucha por las audiencias en las redes sociales, una vez que la tecnología lo ha permitido. Primero había que contar con móviles capaces de tomar fotografías decentes. Ahora, cualquier teléfono de gama media tiene una cámara fotográfica con un sensor de cinco megapíxeles. Aunque hay modelos de Sony con 12 megapíxeles, lo habitual en la gama alta, como es el caso del iPhone 5, es contar con ocho megapíxeles.

“Además de la cámara, la conexión marca la diferencia”, dice Mauro A. Fuentes, director de redes sociales de Ogilvy España. “Antes enlazábamos fotos en Flickr y se tardaba en cargar, en verlo. Ahora es inmediato". Fuentes sostiene que el éxito no radica tanto en los efectos como en las sensaciones: “De hecho, las opciones que presenta Instagram no son las mejores, pero sí permite compartir el día a día con facilidad añadiendo el toque personal. Ahí sí que dan en el clavo. Todo el mundo quiere sentirse artista por un instante”.

Twitter estrenó el lunes un modesto editor de imágenes

Cada uno de estos servicios quiere que se entre y se retoque por separado. “La esencia de Instagram era compartir, tener presencia en el mayor número de redes posible”. Ya no, una vez conseguida la audiencia, hay que rentablizarla. En este caso, su propietario Facebook, que ha sacado a Instagram de Tumblr y Twitter. “A este paso servirá solo para que salgan en Facebook", pronostica este experto. “La comunidad de instagramers, con un núcleo de 80 millones muy activo, no es para tomársela a broma”, señala Fuentes. “Facebook está mirando menos por el usuario y más por anunciante”.