La juez cuestiona la multa de mil millones contra Samsung

Apple y la empresa coreana se vuelven a ver las caras en el tribunal de apelación de San José

Apple y Samsung se volvieron a ver las caras el jueves en San José (California). La marca americana intentó convencer a la juez Lucy Koh de que debe prohibir la venta de algunos productos Samsung en Estados Unidos. La marca coreana argumentó para revocar la sentencia de agosto y recalcular la multa de más de mil millones de dólares.

En agosto un jurado de San José, ciudad vecina a la sede de Apple, consideró que Samsung había copiado las características críticas del iPhone y el iPad, y le concedió una multa por daños y perjuicios por valor de mil millones.

El jueves la juez de distrito Koh escuchó los argumentos de ambas partes para apelar la sentencia que consideró que 24 modelos de móviles Samsung habían infringido patentes de Apple. Dos de las tabletas quedaron libre de culpa.

La juez Koh comenzó cuestionando la base del cálculo del jurado para cifrar en mil millones de dólares los daños causados a Apple. "No veo cómo se puede evaluar el veredicto sin mirar las piezas", dijo Koh.

Los abogados de Samsung argumentaron que debe hacerse "ingeniería inversa" para calcular la cuantía de la multa y que, sobre esa base, la cantidad debería ser reducido. Apple se mostró en contra.

"Suponiendo que no estuviera de acuerdo con usted", preguntó la juez a los abogados de Apple. "¿Qué debo hacer con los modelos Captivate, Continuum, Droid Charge, 4G Epic, y Gem [para calcular la multa]? La mayoría de los aparatos encausados son viejos y están fuera del mercado.

Aunque la sentencia del 24 de agosto se consideró un triunfo rotundo para Apple, lo cierto es que el valor de sus acciones han caído un 18% mientras que las de Samsung han subido un 16%.

En octubre, un tribunal de apelaciones de EE UU anuló la prohibición de la venta preventiva contra el Galaxy de Samsung.

Algunos analistas dicen que la voluntad de Apple de licenciar patentes a HTC de Taiwán podría convencer a Koh de que no es necesaria una orden judicial, ya que las dos compañías podrían llegar a un acuerdo de licencia.

Apple también está intentando añadir 500 millones de dólares a la sentencia debido a que el jurado consideró que Samsung infringió sus patentes voluntariamente. Los abogados de Samsung, por su parte, calcularon que los daños intencionales potenciales sumarían 10 millones de dólares.

Pero el objetivo de Samsung en la vista ante la juez Koh era el de anular el veredicto por considerar que el jurado estaba mediatizado. "De jurado solo tenía el nombre", declaró el abogado Charles Verhoeven.

Tanto Apple como Samsung han presentado otras demandas para los nuevos productos, como el Samsung Galaxy Note II, cuyo juicio está fijado para el año 2014. La juez Koh tardará bastante menos en dictar sentencia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS