Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cisco introduce el 'router' inteligente

El aparato triplica la velocidad de los actuales y administra los contenidos digitales de teles, tabletas y móviles del hogar

Cisco introduce el 'router' inteligente

“Espero que un día esto se exponga aquí”. Esto es el smartrouter, el router inteligente que se acaba de presentar. Aquí es el Museo Británico de Londres, donde Cisco ha invitado a periodistas de todo el mundo —entre ellos EL PAÍS— para enseñarles su Linksys Smart Wi-Fi EA6500.

Por supuesto, el presentador de tan feo nombre y bello diseño —a diferencia de los antiguos de Cisco que obligaban a esconder el aparato— no pretende que el British lo exhiba como reliquia sino como un avance en el mundo tecnológico del hogar, “un antes y un después”, según Chris White, jefe mundial de ventas de la empresa.

White enumera las razones por las que el mundo debe memorizar el nombre Linksys EA6500. “Para empezar es el triple de rápido”. Este smartrouter, que se empezará a vender en septiembre por unos 290 euros, incluye la tecnología wifi de última generación 802.11ac, que triplica la velocidad inalámbrica respecto al 802.11n.

Cisco es líder indiscutible en routers, chismes que conectan los ordenadores a Internet, especialmente en el sector empresarial. Sin embargo, es en el sector doméstico, donde va a haber una explosión de tráfico de datos a causa del vídeo y la proliferación de aparatos. El analista Peter King explica que el 71% de los hogares europeos tienen wifi y que llegará al 81% en cuatro años. En este tiempo en las casas habrá 10,2 aparatos con conectividad a Internet, casi el doble (5,8) de los que hay hoy.

En cuatro años en los hogares habrá una media de diez aparatos conectados a Internet

Es en ese contexto de múltiples aparatos conectados a Internet, con contenidos viajando del móvil a la tableta o al televisor, del sofá a los dormitorios, donde Cisco contempla la necesidad del router inteligente.

Al igual que ha pasado con teléfonos y televisores, lo fundamental para calificarlos de “inteligentes” es que estén pensados para tontos, que el menú de funcionamiento sea fácil e intuitivo. El Linksys EA6500, lo es. Segundo motivo por el que White cree que pasará a la historia.

Con una cuenta de correo y su contraseña el router comienza a localizar tabletas, videoconsolas, móviles, teles...El aparato no hace ascos a nadie, lo mismo le da que uno sea Android y otro iOs, vayan con Windows o Mac.

Establecida la conexión sin hilos, gracias a aplicaciones como Twonkie o Hiplay es posible descargarse películas de televisión y verlas en cualquier pantalla de la red.

Con otra aplicación (Netproofer) se decide, con un menú asombrosamente sencillo, que, por ejemplo, el ordenador de los niños no se conecte a Facebook a partir de cierta hora o en ciertos días. La apli IPCamera vigila la casa o el dormitorio del bebé desde cualquier punto de la tierra, siempre que tenga Internet, y con cualquier aparato.

Al margen de las características técnicas del Linksys EA6500 (seis antenas internas 3D), lo más llamativo del smartrouter es que con un par de toques sea igual de fácil dar de alta a un nuevo aparato (por ejemplo de un invitado) o controlar el nivel de seguridad de lo que pasa por la Red (de virus a pornografía).

Como ya es moda, Cisco lleva de la mano el hardware y el software para incorporar el EA6500 a la nube y sin hilos a los aparatos. Además con la tecnología NFC basta deslizar el móvil por el router para que lo incorpore a la red, sin necesidad de añadir datos manualmente.

Cisco no está solo en la corriente del smartrouter en el hogar. En abril Dell adquirió la empresa Wyse, dedicada a esto mismo; y Securifi, con su modelo Almond, incrusta en el aparato una pantalla táctil que, en principio, aún hace más humano este indispensable aparato del hogar al que se prefiere no tocar nunca. Almond aún tiene en desarrollo su modelo con tecnología wifi 802.11ac.

Quizás, al final de todo, el Linksys EA6500 no logre una vitrina en el Museo Británico, pero Cisco puede subir a los altares si consigue parar divorcios por culpa de los fracasados intentos de configurar el router de la casa.