Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se busca robot para tareas de rescate en caso de desastre

El Pentágono anunció a principios de abril este concurso con premio de dos millones de dólares

Asimo, el robot humanoide de Honda.
Asimo, el robot humanoide de Honda.

En caso de que se produzca otro desastre como el ocurrido en la central nuclear japonesa de Fukushima hace un año, puede que los primeros en reaccionar no sean humanos sino robots.

El organismo de investigación y desarrollo del Pentágono anunció a principios de abril un concurso para diseñar robots especializados que puedan trabajar en zonas de desastres. El premio: dos millones de dólares.

Los fabricantes profesionales y aficionados están entusiasmados con los posibles diseños. “Las analogías con animales como las arañas, los monos, los osos, los canguros y las cabras son una inspiración útil a la hora de plantearse los elementos del desafío”, asegura Aaron Edsinger, fundador de Meka Robotics en San Francisco.

La Agencia de Investigación y Planificación Avanzada de Defensa del Pentágono enumera las ocho posibles labores que el robot tendrá que realizar, como conducir un vehículo hasta el lugar de un desastre simulado, moverse entre los escombros, quitar cascotes, subir por una escalera, usar una herramienta para atravesar un muro de hormigón, encontrar y cerrar una válvula en una tubería y sustituir componentes. Edsinger señala que el desafío es integrarlas todas en una sola misión. “Creo que ya tenemos sistemas que pueden realizar cada una de las tareas de forma individual”, comenta.

La idea del concurso surgió a raíz del desastre de Fukushima, explica Gill Pratt, director de programa de la oficina científica de defensa de la agencia. “Durante las primeras 24 horas”, añade, “hubo cosas que deberían haberse hecho, pero eran demasiado peligrosas”.

Los equipos empresariales y universitarios competirán para presentar sus robots a los concursos en 2013 y en 2015. Las máquinas no tendrán que ser totalmente autónomas, sino que deberán estar “supervisadas” por operadores humanos, en gran parte como los pilotos en tierra dirigen los aviones militares no tripulados.

El concurso subraya los rápidos progresos que se están realizando en sistemas autónomos para aplicaciones militares, industriales y domésticas. Los investigadores en robótica indican que estos avances son en gran parte consecuencia de la disminución del coste de los sensores, así como de los desarrollos en tecnologías que permiten que los robots se muevan en entornos no previstos.

Ya existen varios artefactos humanoides ambiciosos. El Honda Asimo, que funciona una hora con pilas, puede correr hasta una velocidad de 9,6 kilómetros por hora.

Los directivos del organismo dicen que esperan una participación internacional. Hirochika Inoue, padre del desarrollo de robots humanoides en Japón, realizó una propuesta parecida en noviembre. A pesar de la considerable inversión japonesa en robótica, señala que el país no contaba con robots capaces de sustituir totalmente a los humanos en la época en que se produjo el desastre de Fukushima. “No nos habíamos preparado” para un hecho así, asegura en un correo electrónico.

General Motors y Boston Dynamics, un pequeño laboratorio de investigación financiado por el Ejército, han desarrollado robots humanoides. El Robonaut 2 de General Motors se encuentra en la Estación Espacial Internacional. Boston Dynamics, que tiene un robot de transporte y otro que corre a cuatro piernas, dispone de un robot humanoide llamado Atlas.

El organismo distribuirá una plataforma hardware de prueba con piernas, torso, brazos y cabeza para ayudar a los equipos competidores, y proporcionará un simulador de software para permitir la más amplia participación posible.