Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los coches de Street View 'toman' de nuevo las calles

Una flota de 24 vehículos de Google empieza hoy a actualizar el callejero virtual en España

Los coches de Street View 'toman' de nuevo las calles

Hace más de diez días que los 24 coches permanecen aparcados. Tres hileras de vehículos que descansan en el aparcamiento del hotel Meliá Barajas (Madrid). Todos son del mismo modelo, Opel Astra. La mayoría de color negro, salvo cuatro en blanco. Podrían pasar por vehículos de las autoridades para controlar el tráfico o de los que tiene el Ayuntamiento de Madrid para impedir que los conductores privados invadan los carriles de autobuses y taxis. Las antenas que salen del techo y las pegatinas les delatan. Es la flota de Street View, el callejero virtual de Google.

Hoy, 26 de abril, es la fecha elegida por Google para que empiecen a recorrer de nuevo las calles de las ciudades y pueblos españoles para renovar las imágenes de su callejero virtual. La filial del buscador explica que pueden pasar meses desde que  se toman las imágenes hasta que se suben a la Red. También que los coches suelen hacer varias barridas de una misma zona, en momentos diferentes y luego, de manera automática, se eligen las más adecuadas. En este vídeo la compañía explica cómo funciona. La misión tiene fecha de inicio, pero no de final, porque depende de la densidad de cada población, la meteorología o el tráfico. En ocasiones hasta deben utilizar bicicletas para acceder a zonas inaccesibles para los coches.

Profesionales "formados por equipos expertos de Google contratados a través de una agencia externa" forman el equipo de conductores. Aunque prefieren no dar el nombre de esta compañía, en el aparcamiento donde esperan el inicio de la misión, bordeada por vallas, aparecen tanto el logotipo de Google como de Adecco, la empresa de trabajo temporal. Google no necesita un permiso explícito para realizar su cometido. Solo le hace falta para determinadas zonas, como las calles peatonales, las que no están abiertas al tráfico, los interiores de edificios o, como han hecho recientemente, para tomar muestras de zonas protegidas del Amazonas. 

Street View ha estado rodeado por la polémica desde su lanzamiento. Se estrenó en mayo de 2007 en Estados Unidos y llegó a Europa un año después con imágenes del Tour de Francia. Esta navegación que simula la realidad funciona también en los teléfonos móviles y tabletas Android Apple y tiene fotografiadas las calles de una treintena de países. En España, desde 2008. El último Estado en subirse al carro, a pesar de los temores por la seguridad, es Israel.

El servicio ofrece imágenes de ciudades y calles (360 grados de movimiento horizontal y 290 grados de movimiento vertical) y no ha estado exento de polémica porque los coches no se limitaban a tomar imágenes sino que recolectaban datos de las redes privadas inalámbricas (wifi) que encontraban en su camino.

Alemania dio la voz de alarma en 2010 sobre los problemas de Street View con la privacidad de los ciudadanos al alertar de la captación de datos. Las autoridades obligaron a Google a eliminar del callejero hasta 200.000 edificios. Francia terminó imponiendo una multa de 100.000 euros al buscador por el mismo motivoY en España, fue la Agencia de Protección de datos la que le impuso un expediente sancionador. En Estados Unidos, país de origen del buscador, archivaron de entrada las investigaciones, luego las reabrieron y han terminado sancionando a Google por bloquear deliberadamente la investigación. La multa, 25.000 dólares.

Práctico y polémico a la vez, el callejero virtual de Google también tiene su versión trágica, cómica y artística. Como la vida misma.