Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista: Toshinori Hoshi, presidente de móviles de Panasonic

“No queremos que el móvil parezca un ladrillo”

Panasonic volverá a vender teléfonos móviles en Europa

Su primer modelo, con Android, llegará al mercado en abril

Toshinori Hoshi, presidente de móviles de Panasonic
Toshinori Hoshi, presidente de móviles de Panasonic

Entre tanto móviles con múltiples núcleos, cámaras con decenas de megapíxeles y nuevos nombres para aplicaciones de gestión del móvil, en el congreso mundial de móviles se encontraba una caseta, fuera de los pabellones, de Panasonic. En 2005 dejaron de vender terminales más allá de Japón, por lo que esta era la única manera de tener una zona amplia para presentarse. Toshinori Hoshi, el presidente mundial de móviles de la firma, está orgulloso del trabajo realizado y confía en que con un excelente diseño y características todoterreno puede hacerse con una buena parte del mercado. El primero de los teléfonos llegará al mercado en abril a un precio estimado de 400 euros. El segundo, algo más caro, se estrena un mes después.

Pregunta: ¿Por qué han llamado Eluga a sus móviles?

Respuesta: Fue difícil elegir. No significa nada, pero se puede decir en cualquier idioma. Después está el aspecto del copyright, no es tan fácil encontrar alguna marca libre...

P. ¿Cuántos móviles esperan vender?

R. Tantos comos podamos. Queremos probar el mercado, pero nuestro reto es tratarnos de tú a tú con Galaxy (la línea de móviles de Samsung), que es muy poderoso en Europa. Como cifra concreta nos planteamos llegar a un millón y medio en Europa durante 2012.

P. Su teléfono resiste caídas, rayaduras, caerse al agua. ¿Se puede decir que es como su línea ToughBook, los portátiles y tabletas que usa, por ejemplo, el ejército de EEUU?

R. No, no es ese el enfoque. Queremos que se cuide el diseño al máximo, que sea un objeto agradable al tacto y a la vista, pero preparado para la vida diaria, para usarlo en la playa, en el campo, haciendo deporte, sin tener que tomar precauciones. No queremos que el teléfono parezca un ladrillo. Lo hicimos tan fino como sabemos, con pantalla generosa (cuatro o cinco pulgadas) pero que queda en el bolsillo.

P. Sorprende que no coloquen la cámara más cerca del lateral derecho, que es casi la norma, y que carezca de flash.

R. Nos parecía más sencillo y elegante así, en el centro. En cuanto al flash, pensamos que apenas se usa, con una buena lente no es tan necesario. En muchas ocasiones estropea más que ayuda.

P. Sin embargo, Nokia y HTC han demostrado que su apuesta va en el aspecto fotográfico. Ustedes son muy reconocidos por sus cámaras Lumix, ¿habrá un teléfono en esta línea?

R. Por ahora no. Un teléfono es demasiado fino como para llevar un estabilizador óptico. No vamos a entrar en la guerra de los megapíxeles. La división de fotografía de Panasonic nos está ayudando a mejorar.

P. Usted acaba de dejar sobre la mesa un teléfono Lumix con cámara de 12 megapíxeles, eso su móvil personal, ¿por qué no venderlo aquí?

R. Porque no creo que fuese algo para todos los públicos. Hace falta una red mejor para poder enviar fotos de esta calidad, de lo contrario, los clientes se sienten frustrados. Por no hablar de una necesaria ampliación de memoria. Quizá, si todo va bien, en el futuro...

P. Tienen un modelo de cuatro y otro de cinco pulgadas, ¿cuál considera que debe ser el tamaño de pantalla de un móvil?

R. Cinco. Si se hace bien y se minimiza el marco alrededor de la pantalla, cinco es el mejor tamaño. Es fácil de llevar, más directo que una tableta. Lo importante es que quepa en la palma de la mano.

P. Tanto Samsung como LG han presentado modelos híbridos, entre el teléfono y la tableta, que utilizan un puntero para escribir o dibujar. ¿Qué piensa de ello?

R. Prefiero no usar un accesorio adicional. No quiero asegurar que nunca haremos algo así, pero no me parece lo más adecuado.

P. Acaban de volver a Europa, pero lo hacen con Android, el sistema operativo más popular. ¿Por qué no han apostado por Windows Phone para contar con todo el apoyo de Microsoft?

R. Por ahora solo consideramos la opción de usar Android. Lo hemos enriquecido con lo que llamamos Panasonic Taste, una serie de aplicaciones seleccionadas por nosotros para sacar el máximo partido.

P. ¿Cómo andan de batería, el talón de Aquiles de todos los móviles?
R. Creo que un poco mejor que la competencia. No solo en duración sino también en la forma de gestionar la ecología. Somos capaces de dar más información al consumidor en tiempo real de qué consume más energía y aportamos herramientas para que lo adapte a sus necesidades reales.

P. Intel anunció hace un mes que fabricará procesadores para móviles, ¿trabajarán con ellos?

R. De momento no tenemos planes. En el modelo de cuatro pulgadas el procesador es de Texas Instruments. En el de 5, de Qualcomm.

P. Hay una guerra por tener el procesador con más núcleos, ¿renuncian a ella?

R. Sí, no va con nosotros. Nuestra guerra es la de proporcionar una mejor experiencia, fluida, sencilla...

P. Hay dos fabricantes chinos que están destacando especialmente tanto en ventas como en exhibición de potencia, ZTE y Huawei, ¿qué pueden ofrecer ustedes y sus compatriotas japoneses?

R. Lo están haciendo muy bien y los felicito, por supuesto. Sin embargo, queremos que se reconozca nuestro valor por encima del precio. Los japoneses tenemos un sello de calidad inconfundible, como Bravia (los televisores de Sony), Viera (los suyos), las citadas Lumix... Nuestra batalla es la de la calidad.