Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otellini: “Qué más da la guerra de núcleos. A la mierda con ello”

El consejero delegado de Intel, creador de los núcleos, ahora dice que lo importante es el consumidor

Paul Otellini, en Barcelona.
Paul Otellini, en Barcelona.

Intel, primer fabricante mundil de chips da el primer paso para ser algo en la telefonía. Paul Otellini, consejero delegado de Intel, no escatima esfuerzos para conquistar al mercado. Si en enero en Las Vegas los compañeros de viaje eran Lenovo y Motorola, ahora se suman la china ZTE, que quiere ser el tercer fabricante mundial y Lava, de India. De esta manera, equipando con procesadores Atom a los nuevos teléfonos con Android, quieren conquistar terreno ignoto.

Según las cifras de Intel solo el 10% del uso del móvil es para hablar. El 90% restante se emplea en ver películas, hacer vídeos, navegar, tuitear, ver el correo…Intel sacará tres procesadores diferentes, pero todos darán potencia al teléfonos para hacer 10 fotos por segundo, grabar vídeo a 1080 píxeles y conectarse por HDMI sin que se note pérdida de velocidad.

En Europa aterrizarán a finales de primavera de la mano de Orange. Yves Maitre, vicepresidente de la empresa gala, celebró este acuerdo. “Vamos a proporcionar un aparato potente, pero con el ánimo de llegar a todo el mundo”, dijo.

En su opinión la tecnología de Intel es un salto necesario: “Puedes tener una carretera de cinco carriles que con dos cilindros no vas a ninguna parte. Vamos a daros un teléfonos Intel para ir con Android verdaderamente rápido”.

Otellini, que no quiso contestar sobre los retrasos de los ultrabooks, se centró en los móviles y concluyó: “No queremos ser un jugador menor”

Vishal Sehgal, cofundador y director de Lava, el fabricante indio, presentó la marca Solo, que distinguirá a sus móviles: “No es solo cuestión de potencia y velocidad, sino de dar más servicios a un precio más bajo. ZTE, He Shiyou, vicepresidente ejecutivo de la empresa, parco en palabras y tímido con el inglés hizo una demostración de poderío: “Creemos que Intel puede conquistar China”.

John Partridge, presidente de VISA, desveló una unión estratégica entre, según él mismo, dos empresas legendarias. Crearán una plataforma abierta para hacer pagos certificados. En India, donde se hacen pequeños pagos en la vida cotidiana, habrá una aplicación especial para pagar en comercios. Será allí donde se estrene Movida, una manera de comprar entradas de cine y hacer transferencias de dinero.

 A medida que avanzaba la presentación, Otellini fue subiendo el tono hasta proclamar cual mesías: “Tendrá toda la potencia que se espera de nosotros, pero abrirá el mundo de las aplicaciones a muchos más. Queremos que sean accesibles y vivir una nueva revolución”. Se refería a terminales que costarán alrededor de 150 euros sin subvención del operador.

Al estilo Apple, Otellini apeló a los sentimientos y desterró los tecnicismos “Qué más dan los procesadores. Las guerras de núcleos. Nosotros empezamos esa guerra, de acuerdo, pero ¡a la mierda con ello! Lo que importa es lo que se da al consumidor, el resultado. Vayamos al resultado real”.

El directivo norteamericano no quiso contestar sobre los retrasos que están sufriendo los ultrabooks, se centró en los móviles y concluyó con una declaración de intenciones: “No queremos ser un jugador menor”.