Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asalto digital a Foxconn

Un grupo activista publica mensajes y datos de empleados de la empresa china

Entrega de una carta de protesta en una tienda de Apple en Nueva York
Entrega de una carta de protesta en una tienda de Apple en Nueva York AP

Un grupo de activistas, denominado Swagg Security, ha asaltado la red informática de Foxconn, el fabricante chino que suministra a Apple y otras marcas. Los asaltantes han conseguido penetrar en la intranet y obtener mensajes corporativos, correos con los clientes y datos de ejecutivos y empleados de la compañía. El grupo ha publicado un archivo con contraseñas de empleados.

SwaggSec asegura que se ha aprovechado de una vulnerabilidad de una versión antigua de Internet Explorer que todavía estaba en uso dentro de la compañía. En un largo mensaje, SwaggSec rechaza una interpretación directamente política de su acción. Asegura que no ha actuado contra Foxconn debido a las denuncias sobre las condiciones laborales de sus empleados, cercanas en algunas prácticas a la esclavitud. El grupo afirma que le resulta divertido exponer la debilidad de sociedades y gobiernos así como comprometer y destruir infraestructuras. SwaggSec utiliza un logo identificativo que recuerda al empleado por el grupo Lulzsec que también predicaba un acercamiento lúdico al activismo digital.

La acción coincide con la entrega, en la tienda de Apple de la estación central de Nueva York, de una carta suscrita por 200.000 internautas en las que se critica a la empresa por acudir a suministradores con durísimas políticas laborales y reclaman un iPhone 5 ético. La carta es producto de una campaña en Internet de Change.org.

Persisten las denuncias por cobros indebidos en iTunes

 

 

Cuentas robadas

Pero las noticias sobre Apple no terminan ahí. The Global Mail reporta un incremento de quejas de clientes de iTunes que han recibido cobros de productos que no habían comprado. No se trata de un problema nuevo. Ya se ha detectado desde hace un año sin que Apple haya dado una explicación pública. Eso sí, en la mayoría de los casos devuelve el dinero cobrado indebidamente. Los clientes afectados informan del empleo de su cuenta de Pay Pal, de su tarjeta de crédito o de la cuenta propia en la tienda de Apple para cargar supuestas compras cuyo valor oscila entre unos pocos dólares y 500. El problema no estaría en una cuenta asaltada del cliente si no en la propia iTunes. Apple no ignora el problema porque en enero la BBC publicó que un sitio de subastas chino vendía 50.000 cuentas supuestamente pirateadas de iTunes.

Quejas de los vendedores

Por otra parte, en Francia, una sesentena de revendedores de productos de Apple se han manifestado ante una tienda oficial de Apple en París para protestar por la competencia que supone la existencia de estos establecimientos de la compañía que, según ellos, disfrutan de un mejor aprovisionamiento y condiciones de venta.

Según estos revendedores, la escasez de suministros hace que muchas veces tengan que dirigir sus clientes a una tienda oficial porque ellas no tienen disponible el producto. También critican el control a que los somete Apple, tanto en el diseño de la tienda como en la formación de sus empleados, en una práctica habitual de las franquicias pero raramente impuesta a un revendedor. Otra queja se refiere a los márgenes comerciales, cada vez más estrechos, que impone Apple.