Stanley, el vehículo sin conductor de la Universidad de Stanford, gana la carrera de 'autos-robot'

EE UU piensa que estas iniciativas conducirán a un gran avance en el terreno bélico

Un equipo de la Universidad de Stanford ganó el domingo un premio de 2 millones de dólares por lograr que un Volkswagen modificado atravesara 212 kilómetros de desierto guiado sólo por sensores y computadores.

Veintitrés vehículos sin conductor a bordo se aventuraron el sábado al desierto de Mojave en una carrera patrocinada por la Agencia de Proyectos de Investigación de Defensa Avanzada (DARPA por sus iniciales en inglés), dependiente del Pentágono, que piensa que estas iniciativas conducirán a un gran avance en el terreno bélico.

Tras extender un día más el final de la carrera para permitir que los más lentos finalizaran el recorrido, el vehículo de la Universidad de Stanford -llamado Stanley- fue declarado el ganador del Grand Challenge (Gran Desafio), tras realizar el trayecto en 6 horas y 54 minutos. Sebastian Thrun, líder del equipo Stanford, declaró que la victoria era un logro para el futuro del automovilismo, y predijo que todos los coches podrán algún día conducirse por si mismos.

DARPA auspicia este tipo de competencias para promover el desarrollo de vehículos sin conductor que en el futuro podrían transportar agua, combustible, y otros suministros en el frente militar en época de guerra. Usando sistemas de posicionamiento global y navegación inercial, los vehículos fueron programados para seguir un trayecto predefinido, conocido por los participantes pocas horas antes de la largada. Radares, dispositivos láser, y cámaras montadas en la carroceria guiaban a las computadores localizadas en los vehículos.

En la competencia inaugural, efectuada el año pasado, ningún participante logró cruzar la línea de llegada. El Pentágono decidió duplicar el premio y volver a celebrar la competencia este año. La superficie escarpada y accidentada donde se desarrolló la competencia -unos 64 kilómetros al sudoeste de Las Vegas, en la frontera estatal entre Nevada y California- fue elegida por su similitud con los terrenos donde actualmente actua el ejército de Estados Unidos, Irak y Oriente Medio. De los 23 participantes, uno no logró arrancar en la partida y otros 17 dejaron de funcionar en algún punto del recorrido trazado. Detrás de Stanley se ubicaron un par de vehículos semiblindados Humvees construidos por el equipo de la Universidad Carnegie Mellon.

EE UU piensa que estas iniciativas conducirán a un gran avance en el terreno bélico
EE UU piensa que estas iniciativas conducirán a un gran avance en el terreno bélicoREUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS