Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 120 entidades de gestión cultural firman un manifiesto contra la supresión del canon

La Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones insiste en que el canon vigente favorece la aparición de empresas fraudulentas

Nuevo episodio en el enfrentamiento que protagonizan las entidades y asociaciones de derechos de autor y la Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones (ASIMELEC) en torno al canon que grava CDs y DVDS vírgenes y los aparatos reproductores. Más de 120 entidades de gestión de los derechos de los creadores han asegurado hoy que la polémica en torno al canon ha sido creada "artificialmente" por "una campaña de intereses de empresas muy concretas". El director general de ASIMELEC, José Pérez García, ha respondido que el Senado aprobó una medida en esa dirección porque existe una directiva comunitaria que hay que cumplir.

Los responsables de algunas de las principales entidades -Teddy Bautista, de la SGAE, Pilar Bardem, de la AISGE, y Luis Cobos, de AIE, entre otros- han hecho pública una declaración conjunta contra la propuesta del PP de suprimir este canon, y han mandado un mensaje a ASIMELEC, que advirtió recientemente de que la remuneración por copia privada pone en peligro la industria. Según las entidades de gestión de derechos de los creadores este canon, que anualmente les aporta unos 70 millones de euros, fue acordado "libremente" para CDs y DVDs hace menos de dos años con los fabricantes e importadores "a raíz de un aluvión de sentencias judiciales".

La propuesta del PP, que, tras ser aprobada el pasado 18 de mayo en el Senado por un sólo voto de diferencia, será estudiada en el Congreso, es "una operación apócrifa pero fácilmente identificable" siguiendo los intereses económicos en juego, ha dicho el presidente de la Sociedad General de Autores y Editores. Teddy Bautista se preguntó por qué el PP no acabó con el canon cuando estuvo en el Gobierno "y entonces lo tuvo bien fácil", y lo quiere hacer ahora a través de una iniciativa parlamentaria que, en su opinión, "no prosperará". Enriquer Urbizu, presidente de DAMA (Derechos de Autor de Medios Audiovisuales) expresó la "tristeza" del colectivo de creadores que "tenemos que escalar la misma colina otra vez".

Pilar Bardem, presidenta de Artistas, Intérpretes Sociedad de Gestión explicó que este canon, establecido en España desde 1987, es una compensación a los creadores por la "expropiación legal" que significa hacer una copia privada, y recordó que con el dinero recaudado las entidades financian proyectos culturales y de asistencia social, un apartado al que el año pasado se destinaron 16 millones de euros. EGEDA, VEGAP, CEDRO han sido otras de las más de 120 entidades del sector de la cultura que han suscrito el manifiesto en defensa del canon.

"Una barbaridad"

ASIMELEC ha rechazado las acusaciones de las entidades de gestión cultural a través de su director general, José Pérez García, que ha manifestó que el Senado aprobó una medida en esa dirección porque existe una directiva comunitaria que hay que cumplir y después de que el canon vigente haya favorecido la aparición de muchas empresas fraudulentas. Según la principal asociación que agrupa a los fabricantes y comercializadores de productos electrónicos, la cantidad del canon actual es una "barbaridad" y por eso exige que se reduzca "un 75%".

Esta entidad firmó hace dos años un acuerdo con la SGAE y otras asociaciones de derechos de autor para cargar un canon al precio de la compra de los discos vírgenes. La semana pasada, dos años después de la experiencia, ASIMELEC admitía que ese sobreprecio está poniendo en peligro la viabilidad del sector, pues el canon "permite competir con ventaja a entidades que de manera fraudulenta venden estos soportes sin pagar el canon".

Pérez ha asegurado hoy que la asociación "sólo ha informado a la opinión pública sobre el perjuicio que ocasiona el canon y ha defendido una rebaja drástica del mismo", pero no ha presionado "ni en el Senado ni en ningún sitio". En ese sentido, espera que el Gobierno no atienda las presiones reiteradas que recibe del mundo cultural para que se mantengan las tarifas actuales aplicadas a CD y DVD vírgenes.

Las empresas que hacen frente al canon pagaron en 2004 una media de 0,16 euros por cada CD vendido, y 0,6 euros en el caso de los DVD. Según un informe elaborado por la consultora Deloitte para ASIMELEC, el importe del canon es hoy superior a los costes de fabricación y distribución: 0,116 euros el CD y 0,18 el DVD.